El Departamento de Medio Ambiente multiplica por ocho el presupuesto para desarrollo sostenible en zonas oseras

2005092323 oso.JPG

El Departamento de Medio Ambiente ha multiplicado por ocho las inversiones destinadas al desarrollo socioeconómico sostenible en las zonas oseras aragonesas desde la puesta en marcha del proyecto de reintroducción de ejemplares de oso pardo por el Gobierno francés.

 

Las partidas del Gobierno de Aragón ya alcanzan este ejercicio la cifra de 1.325.000 euros, frente a los 160.000 euros destinados en 2004, antes del comienzo del programa francés de reintroducción. "El objetivo es hacer compatible la presencia esporádica de los osos con las actividades socioeconómicas tradicionales de la montaña", según informa el director general de Desarrollo Sostenible y Biodiversidad, Alberto Portero.

 

El Boletín Oficial de Aragón publicó este lunes una nueva orden extraordinaria de subvenciones, destinadas a compensar los costes indirectos causados a las explotaciones ganaderas durante el año 2006 en las zonas de presencia del oso pardo en el Pirineo aragonés. Esta orden, promovida por la Dirección General de Desarrollo Sostenible y Biodiversidad, es de 650.000 euros.

 

Las actuaciones subvencionables por la nueva Orden son la contratación de pastores, la autoguarda de pastores, instalación y mantenimiento de parques nocturnos, posesión y uso de perro de guardia en puerto, utilización de métodos de radiolocalización, y el pastoreo en puerto superior a 100 días al año con al menos el 75% de los animales solicitados, entendiéndose por pastos de puerto los situados a más de 1500 metros de altitud sobre el nivel del mar.

 

Junto a esta partida, destacan los 350.000 euros de medidas agroambientales, los 280.000 euros para el programa de vigilancia de la población osera y 45.000 euros para otras actuaciones directas.

 

Además, todas las zonas oseras se benefician ya de alguna figura de protección, con la reciente declaración del Parque Natural de los Valles Occidentales, que se suma al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y al Parque Natural de Posets-Maladeta.

 

El incremento de la presencia de osos en determinadas áreas del Pirineo aragonés que parece haberse producido durante 2006, y que presumiblemente aumentará en los próximos años como consecuencia de la evolución natural de la población reforzada en la vertiente francesa, ha hecho que se aumenten también las molestias sobre los rebaños. Estas molestias provocan un lucro cesante o sobrecoste objetivo en el mantenimiento ordinario de las explotaciones ganaderas que no parece razonable hacer recaer exclusivamente sobre los titulares de dichas explotaciones.

 

Por ello, el Departamento de Medio Ambiente considera que la presencia continuada de ejemplares de oso pardo debe compensarse, entendiendo dicha compensación como una medida de conservación indirecta de la población osera.

Comentarios