Los trabajadores de Ercros Monzón pulsan la opinión de la DGA sobre su situación

Ercros

Según ha explicado el presidente del comité de empresa de Ercros Monzón, José Antonio Turmo, se trata de pulsar la opinión de los consejeros de Industria, Arturo Aliaga, y Economía y Hacienda, Alberto Larraz, sobre la situación de la firma en la capital mediocinqueña con la amenaza de cierre total en Monzón. El encuentro se produce después de la suspensión de las reuniones empresa –sindicatos y la manifestación de julio.

Los sindicatos esperan que en septiembre vuelvan a mantener contactos con la empresa, pero mientras quieren conocer la implicación del Gobierno y que posibilidades se ven desde ambos departamentos.

En el caso de Monzón, los tres representantes sindicales que están en esa mesa, mantienen como irrenunciables los siguientes puntos: quieren que Ercros mantenga la actividad en Monzón, no aceptan ninguna medida de tipo traumática, apuestan por impulsar nuevos proyectos dentro de un plan de reorganización tal y como la compañía les garantizaba hace escasamente unos meses y están dispuestos a negociar un verdadero plan industrial de futuro que garantice la continuidad de la fábrica.

El Plan plantea dieciséis actuaciones que comportan el cierre de las fábricas de Sant Celoni, Monzón, Silla, Catadau y Huelva; el cese de la producción de las líneas de fitosanitarios, clorato potásico, cloruro potásico y eritromicina base, todas ellas consideradas no estratégicas; y una reducción de 355 empleados, que equivale al 16% de la plantilla media de 2006, y mejoras de productividad en prácticamente todos los centros de la compañía.

La intención de la planta es cerrar la planta de Monzón en el horizonte de 2010. El Grupo hacía publico en julio el registro de sus cuentas semestrales que contienen un gasto de 25, 8 millones de euros a cuenta del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que en estos momentos está negociando con los sindicatos en el marco del Plan de Mejora de la Eficiencia (PME) y una pérdida por baja de activos debido al cierre de fábricas contemplado en el PME de 21, 6 millones de euros. El efecto total de estas dos partidas es un resultado negativo de 47,4 millones de euros, que incide de forma significativa en la cuenta de pérdidas y ganancias del primer semestre de 2007.

Según el comunicado de Ercros, es importante señalar que el registro de dichos gastos no ha tenido impacto sobre la deuda de la sociedad a 30 de junio de 2007, y que las salidas de caja solo se producirán a medida que el ERE se vaya ejecutando.