UAGA denuncia el retraso en las ayudas de la ley de la Dependencia

La organización agraria UAGA denuncia el retraso en aplicar las ayudas a la dependencia por parte del Gobierno de Aragón hasta enero 2008. La carencia de servicios de proximidad en el medio rural hace aún más imperante la necesidad de aplicar las ayudas de la Ley de Promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia. UAGA-COAG exige que las contraprestaciones a las que las personas dependientes tengan derecho se apliquen con carácter retroactivo

UAGA-COAG denuncia que la reconversión agraria que se ha llevado a cabo desde 1986 ha provocado el descenso de la población activa agraria, pasando del 16% al 2% actual. Esta reconversión y la falta de otras expectativas económicas han provocado la huida hacia la ciudad de la población más joven. El resultado es la despoblación, el envejecimiento y rentas y pensiones mínimas en el medio rural.

En Aragón la mitad de la población vive en la ciudad de Zaragoza y la otra mitad en el resto del territorio. En el medio rural el 21,54 % de la población es mayor de 65 años. De ellos, el 45% vive en municipios de menos de 20.000 habitantes y el 12,4 en municipios de 100-500 habitantes. Precisamente, según UAGA, son estos núcleos los que más carencias de servicios tienen y una población más envejecida.

Los estudios revelan que a partir de los 60 años es cuando comienzan los riesgos de dependencia. Un 20% de los mayores de 75 años son dependientes y el 60% de los mayores de 90 años.

La necesidad de servicios sociales de proximidad, accesibles a las personas mayores y familiares en el medio rural es incuestionable. Para UAGA-COAG es urgente abordar una acción decidida a atender de forma adecuada la problemática del envejecimiento de la población y de forma específica la situaciones de dependencia, generando empleo y contribuyendo a la fijación de la población. La demora en aplicar las ayudas de la Ley de Dependencia por parte del Gobierno de Aragón, a desarrollar en sistema de copago con el Ministerio correspondiente, convierte a los aragoneses en ciudadanos de segunda y perpetúa los desequilibrios que padecen específicamente los del medio rural. UAGA-COAG exige que las prestaciones a las que tengan derecho las personas en situación de dependencia se apliquen con carácter retroactivo porque estas personas no pueden ser agraviadas por la incompetencia de la Administración.