Se cumple un mes del trágico atropello a las puertas de la discoteca Manhattan

Manhattan

Un mes después del trágico atropello a las puertas de la discoteca Manhattan, cuatro heridos continúan hospitalizados. El conductor de un vehículo que circulaba a 150 kilómetros por hora por el polígono industrial SEPES provocó la muerte de dos personas y heridas a otras tres, que ya han sido dadas de alta después de permanecer unos días hospitalizadas.

Mientras tanto, el conductor del vehículo, Víctor Manuel Gómez Rivero, continúa ingresado en la cárcel de Zuera a la espera de juicio. Su abogado ha solicitado su ingreso en un centro psiquiátrico. El caso se encuentra judicializado. Las investigaciones continúan, por parte de la Guardia Civil, mientras que es el juez quien determina todos los pasos que se deben seguir en ella. Es la Guardia Civil quien se ha encargado de este caso, puesto que, a pesar de que el siniestro tuviese lugar en la capital oscense, en el cuerpo cuentan con investigadores especiales en accidentes.

El herido más grave ha sufrido la amputación de las dos piernas y daños neurológicos. Todavía continúa ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Miguel Servet de Zaragoza. Otro joven que estuvo unas semanas también en la UCI ha pasado ya a planta, en el Hospital Clínico, con afecciones neurológicas y múltiples fracturas en extremidades. Un tercer herido que ha salido de la UCI sigue en el Clínico, reponiéndose de sus fracturas en extremidades y contusiones graves en el abdomen. Por último, el cuarto herido hospitalizado, en este caso en el Hospital San Jorge de Huesca, tiene fracturas en una pierna.

En cuanto a la discoteca, el juez de lo contencioso-administrativo número 1 de Huesca denegaba en una resolución la medida” provisionalísima “solicitada por la Federación de Empresarios de los Polígonos Industriales de Huesca en la que se pedían que “se procediese al cierre y clausura” del establecimiento Manhattan.

Los familiares de las víctimas y de los heridos están estudiando volver a convocar una concentración para que su caso no caiga en el olvido y para pedir justicia. El pasado 4 de agosto, una semana después de la tragedia, unas 400 personas se concentraban en la plaza de Navarra, durante tres cuartos de hora, para recordar a las víctimas del accidente de la discoteca Manhattan y para pedir "justicia para que esto no se olvide". La madre del fallecido Benito Ríos tomaba la palabra para preguntarse desolada por qué Víctor Manuel Gómez, que conducía el vehículo que provocó la tragedia, no estaba siendo tratado adecuadamente de su trastorno psicológico.

Comentarios