Cartas al director: A propósito de Casa Normante (En Ayerbe no existe la Casa de las Gárgolas)

D. José Antonio Sarasa Torralba, Alcalde de Ayerbe

Mientras el pasado 29 de Julio mas de doscientas personas celebraban  en la pedanía de Fontellas (adscrita al Municipio de Ayerbe) las fiestas en honor de Santa Ana y se aprovechaba la efemérides para celebrar la inauguración del nuevo pavimentado y alumbrado público así como la recuperación de su casco histórico (abandonado hace mas de treinta años) con la recuperación de varias viviendas totalmente en ruinas y la construcción de 40 apartamentos todos en piedra natural y manteniendo el hábitat del entorno, en Ayerbe se estaba fraguando la trama de Casa Normante.

Queremos imaginar que es la realidad del mundo en que vivimos la que nos conduce a situaciones esperpénticas como el hecho de que la recuperación de un pueblo solo merece una nota de prensa escueta (se cursaron invitaciones a todos los periódicos) mientras que una llamada de Apudepa moviliza a la Dirección General de Patrimonio, llena páginas en los periódicos y emponzoña el pueblo de comunicados a través del correo electrónico dirigidos al Ayuntamiento, Concejales y personas de carácter privado (solo tres correos pertenecían a residentes en Ayerbe)

Ni el Concejal de la CHA en el Ayuntamiento de Ayerbe, Emilio Ubieto, ni todas las personas encargadas de poner palos (perdón piedras) a la rueda del progreso, aunque sea sostenido, estaban presentes en la inauguración mencionada, tampoco Apudepa (Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés) ni siquiera se ha hecho eco de la misma ¿será porque no tenían nada que defender y por lo tanto no sería portada?, estamos convencidos que estarían planificando toda la sarta de majaderías que posteriormente llegaron a través del correo.

 Leyendo el artículo de Xesús A. Jiménez en el dominical del Diario del Altoaragón, cualquier persona neófita en el tema estaría poco menos que imaginando que lo que el Ayuntamiento de Ayerbe iba a derribar era la Catedral de Burgos, cuando en la aprobación de las Normas Subsidiarias del Planeamiento del año 1989, después de clasificar los edificios a proteger en tres categorías:

Edificios de Alto valor estético

Edificios de valor ambiental

Edificios que aparecen fotografiados en el plano 15 (incluyen fotografías de unos 20)

LA CASA NORMANTE NO FIGURABA EN NINGUNA DE LAS TRES

Posteriormente se modificaron las normas subsidiarias de planeamiento en los años 1995 y 1997 y tampoco en ambos casos se incluyó la clasificación de la Casa Normante en las tres categorías antes mencionadas.

¿Hemos de pensar que Alcaldes y Concejales de los respectivos Ayuntamientos durante los años indicados eran unos perfectos ignorantes? Si la Dirección General de Patrimonio revoca ahora sus decisiones así como la unanimidad del Pleno del Ayuntamiento (2003-2007) y la mayoría del actual Equipo de Gobierno, aparte de considerarlos de facto, ¿Con que argumentos haría frente a la opinión pública del pueblo de Ayerbe y a su Equipo de Gobierno que por mayoría absoluta decidieron que la rehabilitación de Casa Normante pasa por ejecutar el proyecto aprobado? ¿es que acaso lo que no se gana en las urnas se gana en los periódicos? ¿Es que la potencial indemnización al propietario superior a los 250.000 € como consecuencia de la Licencia Municipal la van a sufragar, Patrimonio, Apudepa, algún grupo politico o un grupo de gente” altruista “como posiblemente sean los que escribieron los correos?

Los motivos que impulsaron al Ayuntamiento a aprobar el proyecto fueron los siguientes:

A)      El edificio no estaba catalogado

B)      El informe favorable del Técnico Municipal

C)      El estado deficiente y ruinoso que presenta el edificio

D)     La voluntad del propietario a incluir en la nueva fachada, las gárgolas actuales, a recomponer el arco de piedra de trece dovelas, roto desde los años 40 y a mantener el escudo o mejor dicho lo que queda del mismo

En definitiva con el proyecto el edificio quedaría restaurado, se conservaría lo esencial del mismo y quedaría ambientado dentro del conjunto de edificios que conforman la Plaza Ramón y Cajal.

Otro motivo y no por ello menos importante es el drama que estamos viviendo los pequeños municipios con los edificios en estado de ruina. Hoy en día derribar una casa o un edificio en ruinas, peligroso para el ciudadano que pasa todos los días por debajo del balcón maltrecho o la cornisa con desprendimientos ,cuesta mas de tres años de trámites burocráticos, siendo finalmente el Ayuntamiento el que debe correr con todos los gastos ya que el propietario se desentiende absolutamente.

Un ejemplo que ilustra el caso de Casa Normante, lo tenemos con el edificio que en Ayerbe conocemos por Casa Seral, clasificado en 1989 dentro de los edificios protegidos y que se recoge en el catálogo descriptivo de las Normas Subsidiarias de aquel año como la fotografía nº 19. El edificio no tuvo tanta suerte como Casa Normante y en su momento no encontró un comprador que quisiera rehabilitarlo.

La situación actual del mismo es la que sigue (después de haberse declarado en ruina por el técnico municipal)

Trámites administrativos durante mas de tres años para conseguir que los propietarios lo rehabilitaran, finalmente cayó parte de la techumbre y hubo desprendimiento de parte de los balcones, daños colaterales a los vecinos que con razón se quejan al Ayuntamiento, finalmente se pudo habilitar por el Juzgado orden de derribo, aunque en el último momento el Juez de Instrucción paró el mismo, previo juicio al que tuvo que asistir el Concejal de Urbanismo donde la propiedad manifestó la voluntad de repararlo en un tiempo que se le concedió. El plazo de éste tiempo ha vencido y de nuevo el Ayuntamiento deberá activar la denuncia y hacer efectiva la orden de derribo si el Juez lo considera conveniente. Mientras tanto parte de la acera está vallada, los ciudadanos deben de dar un rodeo para acceder a un parque infantil donde cada día juegan un montón de niños. Los costes hasta ahora al erario público y en definitiva al ciudadano de Ayerbe han sido superiores a 18.000 €, el tiempo perdido imposible de evaluar, el riesgo de accidente alto, las molestias actuales al ciudadano y a los vecinos, evidentes .Si finalmente se consigue derribar al ciudadano de Ayerbe le costará otros 20.000 € que en el mejor de los casos se podrían recuperar dentro de unos años, si el propietario al final no se declarara insolvente.

Este podría ser el destino a corto plazo de Casa Normante, aunque pueden haber soluciones que apuntamos:

1º ¿Por qué no se le compra la casa al actual propietario y se rehabilita con fondos de Apudepa?

2º ¿Por qué no se hace una recolecta entre los diversos colectivos o personas para adquirir la casa?

3º ¿Por qué no la sufraga la Dirección General de Patrimonio?

¿ O sería mas democrático obligar al propietario a que rehabilite la casa para solaz de unos cuantos?

 Tengamos por favor todos juntos mas sentido común y busquemos un equilibrio entre lo antiguo y lo moderno, pero sobretodo seamos realistas, mientras contemplamos como Santiago Calatrava esta levantando un puente con su sello en el Gran Canal de Venecia.

Estamos convencidos que con éstos argumentos la Dirección General de Patrimonio sabrá ser justa en su decisión y dará luz verde al proyecto original, lo contrario sería ir contra la voluntad de la mayoría de habitantes de Ayerbe, representados por el actual Equipo de Gobierno que lógicamente se vería obligado a defender sus legítimos intereses.