El PP propone que la Sanidad de Aragón limite los plazos de espera en las pruebas diagnósticas y las operaciones programadas

Como máximo 7 días para pruebas diagnósticas básicas, 10 días para la primera consulta del especialista y 45 días para las intervenciones quirúrgicas programas, es el planteamiento que el Partido Popular ha hecho este jueves a través de una proposición no de ley en las Cortes de Aragón.

A principios de semana comenzaron las denuncias por retrasos excesivos en las operaciones quirúrgicas que se llevan a cabo en el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, en Zaragoza, y después siguieron las quejas por las demoras en determinadas especialidades, también en un centro sanitario de la capital aragonesa, “es muy previsible que, lamentablemente, sigamos viendo más denuncias por retrasos abusivos en las próximas semanas, sin que el Gobierno de Iglesias haga nada por atajar el problema de una vez por todas” declaró esta mañana Ricardo Canals, portavoz de Sanidad del Partido Popular en las Cortes de Aragón.

Una situación, afirmó “especialmente enquistada durante los últimos años” que criticó el diputado popular además de expresar su preocupación porque departamento de Salud y Consumo del Gobierno aragonés es “incapaz, aunque pasen los años, de corregir las demoras en la asistencia sanitaria”.

Los populares entienden que es posible reducir estos retrasos “y así mejorar el servicio y la atención a los pacientes” pero para ello, declaran, es necesario un “compromiso político y presupuestario” del Ejecutivo que preside Iglesias “que hasta el momento no existe”. Canals afirmó que “es cierto que el presupuesto de la sanidad pública aragonesa ha aumentado durante los últimos años, pero, entonces ¿por qué las listas de espera cada vez tienen a más gente y se tarda más en atenderla?”

Para el portavoz de Sanidad de los populares aragoneses, el problema de los actuales gestores del Salud es que “carecen de un objetivo concreto sobre este asunto y no quieren comprometerse con fechas ni plazos para no pillarse los dedos, y yo no puedo calificar de mínimamente serio a un Presidente que evita adoptar este tipo de compromisos básicos con los ciudadanos”.

Respecto a la puesta en marcha de un decreto de garantías que limitaría las demoras en la visita a los especialistas a dos meses, Canals fue especialmente tajante “si el Gobierno de Aragón ni siquiera es capaz de cumplir con el decreto de garantías para un número muy limitado de intervenciones quirúrgicas, como el actual, sería del género absurdo confiar que lo haga con las especialidades, y los seis meses de retraso que acumula su aplicación nos dan la razón a los que dijimos que era un anuncio de la consejera con finalidad cien por cien electoral”.