Propósito de enmienda

Ana Sánchez Borroy

Sólo unos días antes del inicio de curso oficial, hemos sabido que el nuevo Centro de Educación Infantil 0-3 años del Ayuntamiento de Huesca no podrá abrir sus puertas como estaba previsto. Lo cierto es que cualquiera que hubiese paseado por la zona y se hubiese detenido a contemplar cómo iban las obras, podía adivinar que todavía queda bastante trabajo por hacer. Pero en el Ayuntamiento, sólo se ha reconocido oficialmente el retraso unos días antes.

Es verdad es que los niños matriculados serán atendidos por los cuidadores que han aprobado las oposiciones en el Ayuntamiento de Huesca. Por tanto, los padres tendrán atendidos a sus hijos desde el primer día, con las mismas condiciones. Habría que comprobar si la adjudicación de la construcción del edificio se hizo con tiempo suficiente, pero es cierto que los retrasos de una empresa constructora son culpa de esa empresa y no automáticamente del Ayuntamiento.

Para lo que parece que no encontramos justificación es para que un servicio tan demandado como es una nueva guardería no haya tenido apenas aceptación. Sólo hay 17 niños matriculados. Y eso a pesar de que cuando se recogieron las primeras solicitudes, cuando aún no se sabían los precios del servicio, hubo muchas más que plazas podía ofertar el nuevo Centro de Educación, es decir, más de 78 solicitudes. Hubo que hacer sorteo, hubo gente que se quedó fuera lógicamente... y al final, entre todos, sólo hay 17 matriculados. Al menos, la nueva concejal de Educación, que se estrena en el cargo y no es responsable de lo que muchos consideran un "fracaso", habla ya de reflexión.