CHA propone corregir La Ley que impide a los minusválidos aragoneses beneficiarse de una recaudación estatal de impuestos de sucesión

Chunta Aragonesista ha planteado la necesidad de que se corrija la discriminación fiscal que sufre un sector de los minusválidos aragoneses cuando reciben una herencia. El portavoz de Economía, Chesús Yuste, ha presentado una proposición no de ley para que se hagan las modificaciones legales necesarias que permitan a todos los minusválidos aragoneses gozar de reducciones específicas en el impuesto de sucesiones.

Los beneficiarios de una herencia pueden obtener reducciones en la base imponible del impuesto de sucesiones, según establecen la Ley estatal del Impuesto (1987) y la legislación aragonesa sobre tributos cedidos. Pero la normativa aragonesa no favorece, en la práctica, al colectivo de minusválidos con grado de discapacidad igual o superior al 33% e inferior al 65%, que deberían ser objeto de discriminación positiva.

La ley estatal dispone reducciones de 150.253,03 para los minusválidos de grado igual o superior al 65% y de 47.858,59 euros para aquellos con un grado de discapacidad igual o superior al 33% e inferior al 65%. Por su parte, la ley aragonesa ha favorecido específicamente al primer colectivo estableciendo la total exención del impuesto de sucesiones, pero ha ignorado por completo al segundo, que está incluido en el caso general, para el que se establece una exención con un límite de 125.000 euros.

El problema estriba en que cuando el resto de posibles reducciones ya alcanza los 125.000 euros, los minusválidos aragoneses entre 33 y 65% de discapacidad no pueden sumar la reducción estatal por minusvalía, por lo que el supuesto beneficio no les sirve de nada. Por tanto, en realidad se encuentran sin ningún tratamiento fiscal especial otorgado por la Comunidad Autónoma, con la consecuencia de que “se les discrimina doblemente, respecto a quienes no tienen ninguna discapacidad y respecto a los minusválidos con grado igual o superior al 65%, para los que las reducciones no tienen límite”, explica Chesús Yuste.

El diputado de CHA pone el siguiente ejemplo: “si dos hermanos aragoneses, uno de ellos minusválido entre el 33 y el 65%, heredan la misma cantidad y tienen derecho a reducciones hasta 125.000 euros, los dos tributarían exactamente lo mismo, sin que el primero pueda beneficiarse de la reducción estatal de 47.858,59 euros por su discapacidad”.

La propuesta concreta de CHA es que, en la próxima ley de medidas tributarias (conocida como Ley de Acompañamiento), se incluyan las modificaciones legales precisas para que se corrija esta grave discriminación, y ello con carácter retroactivo para solucionar los casos concretos que ya se han producido en los ejercicios 2006 y 2007.

Comentarios