Aquitania invertirá 30 millones de euros en la línea férrea Olorón-Bedous

2006012626 Olorón.jpg

Alain Rousset, presidente de la región francesa de Aquitania, ha decidido invertir 30 millones de euros en la puesta en servicio, de aquí a 2013, de la línea férrea que une Olorón con Bedous. Se trata de una forma de hacer avanzar un dossier que le interesa especialmente desde hace muchos años, el de la línea Pau-Canfranc, y su unión con España.

El presidente del Conséil Régional de Aquitania recuerda que hace dos años hizo inscribir la readecuación de la línea Pau-Canfranc en el proyecto que realizaron el Estado y la Región. Y lo hizo por razones de transporte de viajeros, de gasto, de seguridad o de protección del medio ambiente. Ello, porque parece evidente que ni se hará, ni es necesario que se haga, una autopista o una vía rápida en la RN-134.

Durante ocho años, añade Alain Rousset para el diario francés Sud Ouest, el Estado, la SNCF (homóloga en Francia de Renfe) y la Red de Ferrocarriles de Francia, con el inmovilismo del Conséil General, han bloqueado cualquier intento.

Y como nada avanza, el presidente de Aquitania ha decidido actuar en solitario. Ya que nadie acompaña a esta región, ha dicho, la región financiará sola el inicio de la renovación de la vía hasta Bedous. La apuesta, asegura, es magnífica. En materia de protección de la naturaleza, de transporte de mercancías, pero también de los servicios que se prestan a los habitantes de los altos valles, a quienes hay que permitir llegar a Olorón y a Pau. Y recuerda que la Región ya invierte 26 millones de euros para evitar que la línea Pau-Olorón cierre.

La proximidad con España es igualmente evocada por Alain Rousset quien sueña con que, en el momento en que la Expo de Zaragoza se inaugure, se hubiera podido abrir una línea ferroviaria entre Burdeos y la capital aragonesa. Eso, en su opinión, habría sido más juicioso que ver los productos caídos por la carretera en motivo de tantos accidentes.

Alain Rousset estima que Europa y el Departamento de Altos Pirineos podrían acompañar la financiación de la Olorón-Bedous. Y no duda en asegurar que, si fuera necesario, la explotación podría asegurarse por otro operador que no fuera la francesa SNCF, incluido un operador español.

Comentarios