Huesca celebra la festividad del Santo Cristo de los Milagros

Santo Cristo de los Milagros

Es este miércoles, como cada 12 de septiembre. A las 7,45 de la mañana, se celebrará la recepción de los peregrinos en la plaza de la Universidad, tras la que se celebrará la misa más emotiva y tradicional. Habrá misas a lo largo de toda la mañana, a las 9, 10:30, 12 y 13 horas. Por la tarde, a las 5, 6 y 8. La misa de las 8 de la tarde será presidida por el Obispo emérito de Tenerife, Damián Iguacen. Al final de la misma, se traladará la imagen a su camarín, en la capilla del Santo Cristo.

La Catedral acogerá la primera de las misas de esta jornada, a las 8 de la mañana. En ella se recuerda el milagro obrado por el Santo Cristo en el año 1497, cuando tras sudar sobre los hombros de Juanet Cavero, también en una procesión, cesó la peste que asolaba Huesca y sus pueblos más cercanos. Los peregrinos llegan de lugares tan dispares como Sangarrén, Tabernas, Barbués, Alcalá de Gurrea, Chimillas, Banastás, Alerre, Igriés, Tierz, Siétamo, Grañén o Monflorite, entre otros. Muchos de ellos se habrán levantado a las 12 de la noche, a las 2 o a las 5 de la mañana, para llegar andando hasta Huesca. El año pasado una intensa lluvia provocó que llegasen cubiertos de agua e hizo que se suspendiese la procesión que va desde la plaza de la Universidad hasta la Catedral.

Y, como cada año, la Asociación de Vecinos del Casco Viejo “Osce Biella” también celebrará el Santo Cristo. Con tal motivo, en la Plaza de la Catedral se repartirá a las ocho de la mañana chocolate cocido con bizcochos tras la misa de peregrinos.

Por la tarde, a las 21 horas, tras la misa solemne, se repartirá melocotón con vino y torta entre los asistentes. A este acto asistirán, como viene siendo tradicional, las Mairalesas de la Ciudad.

La del Santo Cristo de los Milagros es una de las 16 fiestas religiosas propias de la Diócesis de Huesca, que se recoge en los Libros Litúrgidos que, sobre esta cuestión, se presentaron el pasado mes de mayo, y que regogen las lecturas, oraciones, salmos, antífonas o moniciones, que deben rezarse en la celebración de los santos, beatos o festividades. Además, se cuenta también con el Suplemento a la Liturgia de las Horas, propio de los Santos de la Diócesis, que recoge una biografía o explicación de la fiesta, además de lecturas, oraciones, preces o himnos.

Comentarios