Cartas al Director:¿COMIDA CARA?

ASAJA

 

Y se nos continúa engañando con argumentos sin fundamento sobre el encarecimiento de los productos, con el fin de despistar al consumidor sobre cual es el verdadero motivo de la subida de los precios, que no es otro que los costes energéticos, fiscales, sociales, márgenes, etc.

 

¿Cómo pueden achacar la subida del pan al costo del trigo, cuando hace 35 años por un kilogramo de trigo te entregaban un kilogramo de pan, y el trigo hasta hace dos años valía lo mismo que hace 35 años? ¿cuándo han anunciado las continuas subidas del pan y qué motivos se han dado?, y cuando baje el trigo, ¿bajará el pan de nuevo? Y la leche, cuando los ganaderos venden a 0,27 €/litro y al consumidor le cuesta 0,72 €/litro, ¿ahora que en origen está a 0,33 €/litro es motivo para encarecerla a 1 €/litro?.

 

Los agricultores y ganaderos siempre estamos en boca de todos para provocar la polémica cuando nuestra tarea es hacer comida. Se nos culpa de provocar los incendios (cuando no solo no se quema sino que somos nosotros los primeros y más eficaces en extinguirlos), se nos obliga a controles de calidad (pero el consumidor continúa comprando lo más barato), se nos acusa de encarecer todo (cuando en la cosecha del 2005 se vendió la cebada a 0,11 €/Kg como se vendía hace 35 años), que entregamos las cosechas para biocombustibles, cuando no se vende nada para este fin (por encima de 0,12 €/kg. de cebada no se puede producir bioetanol); ¡¡ya está bien!!

 

Lo que ocurre es que estamos en una situación puramente especulativa y artificial y el tímido aumento del precio de las cosechas ha servido de argumento para encarecer todo y ganar más los de siempre, y si no que se lo pregunten a los ganaderos, segundo eslabón de la cadena, se le encarecen todos los costos pero el valor de sus producciones por los suelos.

 

A este paso nos vamos a cargar la gallina de los huevos de oro ya que el sector tiende a desaparecer a marchas forzadas y habrá un momento en que compraremos cara la comida, estaremos en manos de terceros países y multinacionales, y serán éstas las que pongan el precio en los mercados y nosotros a pagar lo que se nos pida (si podemos).

 

Comentarios