La alfarería, el salinar y los alfolíes, grandes atractivos de Naval

El turismo estival ha dejado un balance muy positivo en la localidad de Naval. Sólo en el mes de agosto han sido más de 1.000 personas las que se han acercado hasta el Centro de Interpretación de la Alfarería, y también el salinar ha obtenido una masiva afluencia de visitantes durante este verano. Además, el encanto de las calles de Naval, y la rehabilitación de los alfolíes han hecho de Naval un punto atractivo de visita para los turistas de la zona del Somontano.

María Pilar Carruesco, alcaldesa de Naval, señala que cada año son más los turistas que encuentran en Naval un espacio donde disfrutar de sus vacaciones. Teniendo en cuenta que el municipio “tiene un patrimonio muy rico”, desde el Consistorio se ha realizado un balance muy positivo de esta temporada estival.

Sin duda el lugar más visitado ha sido el de la alfarería, donde a través de 5 salas se puede conocer el trabajo del alfarero. En una primera sala se puede conocer la evolución de la labor de la cerámica desde la Edad de Bronce. Después, una sala de sonorización muestra cómo se trabajaba antiguamente la cerámica, enseñando el proceso paso a paso. También se explica la época de la decadencia del centro en los años 50, cuando los electrodomésticos desbancaron la labor de estas piezas, que encontraron su nuevo lugar en el sector de la hostelería. El horario de invierno se centra en los fines de semana, de 10:30 a 14:00 horas, y de 16:30 a 19:00 horas.

El salinar es también uno de los atractivos con los que cuenta Naval desde hace algunos años. Son miles las personas que cada día han pasado por las piscinas de agua salada. Aunque en su mayoría son personas que padecen alguna enfermedad en la piel, es un espacio que llama la atención de todos los visitantes que, como señala Carruesco “van un día, y siempre repiten”.

Tras cinco años de trabajo, Naval cuenta con un nuevo lugar atrayente entre sus espacios turísticos: los alfolíes, que por fin ven reconstruida su cubierta, evitando así el posible deterioro a causa de la meteorología. El proyecto es que, con el tiempo, este antiguo almacén de sal que data del siglo XII se convierta en el museo de la sal. De momento, la sala está abierta al público. Para Carruesco, su aspecto y su antigüedad son suficientes para ser visitados.

En definitiva, la localidad de Naval se ha convertido en todo un referente del turismo somontanés gracias a sus lugares con encanto, a los que se unen las calles, e incluso las fachadas de algunas casas.

Comentarios