La exposición del 75º Aniversario del Real Zaragoza llega a Berbegal

Durante este fin de semana Berbegal acoge la muestra de los hermanos Clemente, Miguel Ángel y Javier, de Monzón que conmemora el 75º Aniversario del Real Zaragoza. Los aficionados al fútbol en general y club aragonés en particular que decidan acercarse a esta localidad del Somontano podrán disfrutar con esta exposición en la que lo más destacado, según Miguel Ángel Clemente, son setenta y cinco carteles, que van desde el año 1.932 hasta la actualidad en los que aparece la fotografía de todos los jugadores que han jugado con el Zaragoza durante esa temporada. La exposición se completa con álbumes, réplicas de trofeos o banderines, entre otros artículos y podrá visitarse el sábado de 11 a 13.30 y de 17 a 21 horas y el domingo de 10 a 13 horas.

El primer lugar donde se expuso este material zaragocista fue Replega, la feria del coleccionismo de Monzón y, tras su paso por Berbegal, esta muestra visitará también Zaragoza, Alcorisa y Valencia. Esta es la primera ocasión, en la que, los hermanos Clemente sacan su museo particular “a la calle” y el motivo no es otro que el 75ª Aniversario del Real Zaragoza.

El 10 de Octubre, en el Palacio de Sástago de la capital aragonesa, se inaugurará la exposición oficial del club, que permanecerá abierta por un espacio de dos meses, y en la que participarán los montisonenses con una maqueta del estadio de La Romareda que, junto con un escudo de forja, presidirá la muestra. Además aportarán dos esculturas, una que conmemora el gol de Nayim en la Recopa y otra del setenta y cinco aniversario, y portadas de periódicos antiguos.

Los hermanos Clemente comenzaron su particular museo zaragocista a mediados de la década de los sesenta con recortes de prensa y, desde entonces, no han abandonado esta afición. La constancia es, sin duda, la razón que les permite contar con una hemeroteca de más de 200 libros que recopila la historia del Real Zaragoza. Desde 1.966, Miguel Ángel y Javier, recopilan todos los partidos y noticias del club aragonés que, día a día, aparecen en la prensa.

La dificultad de este museo, según Miguel Ángel Clemente, fue, en sus primeros años, la distancia con la capital aragonesa que “obligaba” a los pequeños hermanos a buscar, comprar y guardar todo lo que salía del Zaragoza. Con el paso de los años, comenzaron a recibir obsequios y, en la actualidad, hasta los propios futbolistas aportan artículos al museo.

De todos los objetos que alberga esta “joya” zaragocista destaca el último balón con el que jugaron Los Cinco Magníficos en septiembre de 1.967 o, por curiosos, un bolígrafo del 75 con una pequeña fotografía de los jugadores en esa temporada o una rama de olivera de la bendición del pabellón Alfonso Solans.

Comentarios