Concluye una desigual temporada de pesca de la trucha en el Alto Aragón

El pasado día 31 de agosto se dio por concluida la temporada oficial de pesca de la trucha. Quedan unos pocos días (hasta el quince de septiembre), de pesca en la modalidad de captura y suelta de los cotos sociales y tramos libres de esta modalidad y en los ibones. Tras esa fecha solamente quedaran algunos cotos deportivos que alargan su temporada algún mes más. La conclusión que se saca de cómo ha transcurrido la temporada de la pesca de salmónidos en el Alto Aragón, no puede ser muy positiva. Si es cierto, que en alguna cuenca ha sido mejor que en otras, pero en general ha sido muy desigual y se han evidenciado algunos problemas, que viene de viejos y que habrá que tener presentes durante los próximos años hasta que se solucionen definitivamente.

Es triste ver como bajan algunos de los ríos del Pirineo a partir de mediados del mes de julio, agosto y septiembre; como se puede apreciar en ellos la contaminación que soportan con unos fondos llenos de algas, unas piedras que llevan sobre ellas una costra de depósitos de color blanquecino que se van acumulando y como a pesar de ello las truchas siguen adelante…. ¿pero cuanto alevinaje sobrevive de los nacidos en el año..?. La depuración de las aguas de la montaña es más que urgente. Las pocas precipitaciones que hay en los últimos años y la extracción de caudales de los cauces, para agua de boca, riegos y electricidad dejan algunos de nuestros cursos fluviales al borde del abismo y no pasa año en que se produzca alguna mortandad de la fauna piscícola.

Haciendo un análisis por cuencas de cómo ha sido la temporada de pesca en el Alto Aragón comenzamos por la cuenca del río Aragón: en la zona libre de alta montaña, cuatro truchas de la medida que se sacan en las dos primeras semanas de apertura y luego trucha que ya no da medida. En los tramos libres de captura y suelta de Canal Roya y Canal de Izas se va pescando pero se ha notado un descenso en los tamaños de las truchas, salen menos y cada vez mas pequeñas. Algo habrá que hacer. Ha mejorado este año el coto social de captura y suelta de Villanua. Parece que se va recuperando después del desastre del pasado año el tramo de captura y suelta de la zona de Castiello. El coto social de Jaca salvo alguna jornada ha dado poco juego y cada año es menos visitado. Los cotos deportivos Río Aragón y Canal de Berdún, este año han dado bastante de sí mientras los caudales se han mantenido, han sido repoblados con asiduidad y eso se nota en la mayor afluencia de pescadores cada año. En el Aragón Subordán, exitosa la apertura del tramo libre de captura y suelta de alta montaña de Aguas Tuertas, funcionó muy bien junio y julio y ya después muy difícil de pescar al bajar tan poco agua.

Mucha trucha pero pocas de medida en el tramo libre de alta montaña, flojos el coto social de captura y suelta de Oza y el social de Hecho, un poco mejor el captura y suelta de Embún. El Subordán a partir de finales de julio ha tenido pocos pescadores por falta de caudal. El río Veral igual que el anterior; el coto social de captura y suelta de Ansó Superior se ha recuperado respecto al año pasado y hasta mitad de julio ha dado bastantes satisfacciones a los que lo han visitado. Mal sin paliativos Ansó Inferior, este coto social orgullo de los ansotanos y de los pescadores aragoneses no tiene trucha de la medida y se encuentra bajo mínimos. Necesita soluciones urgentes.

La cuenca del Gállego: en su parte alta trucha pequeña, salvo las que se pueden pescar en los embalses de Lanuza y Bubal donde con suerte y paciencia se pueden obtener grandes piezas. El Caldarés y Bolática junto con el embalse de Panticosa, hay trucha pero muy pocas de la medida. El tramo libre de captura y suelta de Santa Elena va dando satisfacciones al que se aventura a visitarlo pero tienes que coger el día que baja algo de agua o es dificilísimo engañar a las truchas.

El coto social de Oliván, tiene días y siguen siendo los mejores para la pesca los meses de julio y agosto. Este coto soporta dos grandes colonias de aves, las garzas y los cormoranes, que desde luego en la cantidad que se ponen en sus choperas, hacen que se resienta, pues se pueden considerar como una plaga.

Los cotos deportivos de Santa Quiteria, este año bastante visitado, Mallos de Riglos y Sotomolino cumplen su misión y cuando se repueblan los pescadores acuden con asiduidad. La cuenca del río Ara: en su parte alta, da juego para todos los que acuden a el, el coto social de captura y suelta de Bujaruelo tiene gran cantidad de truchas pero no muy grandes. El coto social de Torla igual que el anterior, pero al ser un coto con capturas, excepto los primeros días de alta montaña después todo lo que sale es pequeño. El coto social de captura y suelta de Broto este año ha mejorado algo respecto al pasado , sale trucha un poco mas grande, aunque en menos cantidad. El coto social de Fiscal, ha pasado sin pena ni gloria, si se acierta el día, se puede hacer el cupo, pero excepcionalmente. El de Boltaña es un coto social poco concurrido y que de vez en cuando da ejemplares de buen tamaño.

El río Cinca este año ha bajado con un poco mas de agua. El coto social de Pineta, tiene sus fijos que lo visitan pero no es ni por asomo lo que fue. El coto social de captura y suelta de Bielsa, sigue teniendo mucha trucha pero de tamaño pequeño. El Cinqueta cada año da menos juego, nota mucho el caudal de agua que baja en exceso en verano, cada vez es menos visitado al salir muy poca trucha de la medida. El coto social de Lafortunada, comenzó bien por las repoblaciones, pero después la trucha que sale es pequeña. El coto de Labuerda también dío juego en el mes de marzo y luego el pescador que suele visitarlo sabe que puede obtener buenas capturas en julio y agosto, pero el resto de los meses es muy incierto. Aguas abajo encontramos con el coto deportivo de El Grado Enate, que se repuebla periódicamente y tiene sus incondicionales; igualmente el coto deportivo de Monzón que parece va despertando del letargo de los últimos años. La cuenca del río Ésera: este río ha sido el que mas agua ha tenido toda la temporada y eso se nota.

En la parte alta de aguas de alta montaña tanto en los tramos libres como en el captura y suelta de los Llanos del Hospital uno puede pasar una jornada excelente de pesca por la gran cantidad de capturas, pero si piensa cenar trucha que se las compre en la pescadería. El coto de Senarta, excelente en cantidad de truchas pero muy pocas de la medida. Los tramos libres de captura y suelta de Benasque y Sahún, dos sitios para divertirse. El coto social de Garganta de Ventadillo, bien en marzo y abril, sobre todo por las repoblaciones y luego el que lo conoce bien, sabe pescar el congosto y tiene la suerte que le baje algo de agua puede sacar buenos ejemplares.

El coto social de Campo y el deportivo de Santaliestra tienen trucha y de tamaño, han dado buen juego este año, pero tienes que tener la suerte de que no te abran la presa y suelten un mar de agua o que te dejen el río con un hilo de líquido elemento. Si baja en condiciones la pesca esta garantizada. En el río Isábena podemos decir que tiene trucha de calidad en cantidad pero pequeña. El coto social de Serraduy es muy poco visitado por esta razón. En el Noguera Ribagorzana al ser un río totalmente repartido en cotos deportivos, pues los hay de todos los gustos.

En general salvo el intensivo de Soperia que se repuebla periódicamente, los demás son poco visitados y la verdad es que tienen trucha, pero muchas veces se encuentra uno con muy poco agua.

La pesca de la trucha desde embarcación tiene un gran escenario como es el embalse de Escales y está en auge con mas visitantes cada año; se sacan grandes ejemplares y el que la puede practicar esta modalidad y escoge los meses adecuados de mayor actividad en superficie de las truchas, disfruta. En los ríos del prepirineo Isuela, Flumen, Guatizalema, Alcanadre y Vero, son para los que los conocen y dan juego muy pocos días. Alguno de ellos tiene bastante trucha pero de pequeño tamaño. Destacar el coto deportivo de Arguis que este año ha tenido agua y es visitado por gran cantidad de pescadores, repoblándose casi todas las semanas, es sin lugar a dudas el coto estrella para la pesca de la trucha y con un excelente gestión por parte de la Federación Aragonesa. Una cosa queda muy clara para los pescadores aragoneses y de otros lugares que viene a visitarlo y practicar este deporte.

La trucha va a menos, al menos la de tamaño pescable. Existen problemas y si se quiere que la “pintona” siga siendo la reina de nuestros ríos y queremos seguir presumiendo que tenemos los mejores ríos y las mejores truchas, hay que ponerse las pilas y solucionar con prontitud lo que se viene demandando desde hace muchos años:

Depuración de aguas en cabecera.

Control y reglamentación de caudales ecológicos.

Control de vertidos.

Control de extracción de áridos.

Acondicionamiento de riberas.

Estudio científico de la afección de las garzas y cormoranes hacia la trucha.

Estudio de la afección de las toneladas de sales que se depositan en nuestras carreteras de montaña en invierno y luego con las lluvias llegan a los ríos que van paralelos a las mismas.

Creación de la Agentes de Protección de la Natulareza específicos de río.

A pesar de todo lo expuesto sigue habiendo truchas en el Pirineo y los pescadores seguirán soñando en que pronto todo este solucionado y la salud de las aguas favorezcan nuevamente la recuperación de la trucha, como señala el técnico de la Federación Aragonesa de Pesca, José Pablo Manau, en el análisis final de la temporada.

Comentarios