El Seminario de Formigal recoge las inquietudes territoriales de Ernest Lluch

La Universidad Internacional Menéndez Pelayo ha iniciado el seminario de los cursos Pirineos de Formigal, “Estado constitucional, Economía y Política en la construcción de la España moderna de 1707-1812” a cargo de los profesores Javier Uso y Jesús Astigarraga. Este último ha indicado que “ el contenido del mismo es un homenaje al profesor asesinado por ETA, Ernest Lluch, respondiendo a algunas de sus inquietudes políticas y académicas más profundas, como fueron el problema histórico de la articulación territorial de España".

Para Astigarraga "en definitiva, los precedentes de la cultura constitucional española que, de una u otra manera, se vio reflejada en el enfoque integrador de la Constitución española de 1978”.

Este es el primer seminario que los citados profesores, ambos titulares de la Universidad de Zaragoza, organizan en el marco de la U.I.M.P.-Pirineos. Los dos fueron discípulos directos del profesor Ernest Lluch, director de sus Tesis Doctorales, en algún caso coincidiendo temporalmente con su mandato como Rector de la propia Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Por este motivo, no desean dejar pasar por alto esta oportunidad para “dedicar este Seminario a quien fuera su común maestro, así como un instigador constante de sus investigaciones y trabajos universitarios”.

Con relación al curso se incide en que “1707 y 1812 son dos fechas emblemáticas de la reciente Historia de España”. La primera establece la promulgación de los primeros Decretos de Nueva Planta. Éstos representaron un paso fundamental en la transformación política de España desde la Monarquía de conformación “horizontal” o “compuesta” de diferentes reinos y coronas, vigente durante la etapa de los Austrias, a la Monarquía de naturaleza “vertical” y relativamente “uniformizadora”, estructurada sobre la base de la hegemonía política de la Corona de Castilla, una vez que tras la Guerra de Sucesión se consolidó el asentamiento de los Borbones en el trono de España.

Como es conocido, 1707 supuso el punto de partida en la pérdida de los Fueros y las Instituciones Públicas para Aragón y el resto de los territorios de su vieja Corona: Cataluña, Valencia y Mallorca. Por este motivo, desde los Cursos de la U.I.M.P.-Pirineos no se ha querido pasar por alto esta fecha tan emblemática de nuestra historia reciente, de la que precisamente se cumplen ahora trescientos años.

Por su parte, la segunda fecha señalada, 1812, marca la aprobación por las Cortes de Cádiz de la primera Constitución española. Este hecho, cuya relevancia histórica es de una indudable magnitud, invita al análisis de la manera en que se abrió paso la cultura constitucional española a lo largo del siglo XVIII o, dicho de otra manera, cómo se produjo el tránsito desde ese modelo de una Monarquía absoluta hispánica que salió indudablemente fortalecido tras el 1707 hasta el modelo moderno de la Monarquía constitucional.

En este proceso de cambio estuvieron implicados factores de índole política, económica y jurídica. Por este motivo, en torno a este Seminario de la U.I.M.P.-Pirineos, se han reunido especialistas, españoles y franceses, de la Historia, el Derecho y la Economía con el fin de debatir las interpretaciones fundamentales sobre el significado de ese periodo decisivo de la historia de España (1707-1812), en cuanto que constituyó el marco en el que ambos modelos, el absolutista y el constitucional, se conjugaron para dar paso a una nueva realidad jurídica, política y económica en España.

Comentarios