OPM, que inicia obras, creará 100 puestos de trabajo en Monzón

La empresa catalana OPM, S.A., con sede social en Cornellá de Llobregat, ha iniciado la construcción de dos naves industriales contiguas de 2.440 metros cuadrados cada una en una parcela del polígono “La Armentera”. La semana pasada comenzaron los movimientos de tierras. El Ayuntamiento aprobó en su día la declaración del interés público. Esta es la primera fase de un proyecto que a medio plazo se traducirá en nuevas instalaciones. La planta en construcción acogerá la actividad de inyección y extrusión de componentes plásticos para la industria alimentaria, y la de la segunda fase, la de montaje de componentes y mecanizado de piezas, también para la industria alimentaria.

La primera línea de trabajo creará unos 30 puestos de trabajo, y la previsión de la firma es que la plantilla aumente hasta el centenar de operarios en fases sucesivas. La empresa se traslada por el crecimiento que ha experimentado en los últimos años y la necesidad de ampliar los complejos fabriles dedicados a la producción y la investigación. La elección de Monzón la motivaron, entre otras razones, la situación de “La Armentera” a medio camino de los mercados vasco y catalán (principales clientes de OPM) y la disponibilidad de la red ferroviaria para el transporte de mercancías.

En la misma zona, Combunet, empresa dedicada a las energías renovables, ha construido una planta de biodiésel con una inversión de 2,5 millones de euros (creación de 10 puestos de trabajo en la primera fase); Grupo Vicente Canales levanta con un presupuesto de 7,6 millones de euros las dos naves que ampliarán las actuales instalaciones (acogerán los talleres que hoy trabajan en la avenida de Pueyo); y Transformados Torres Martí (TATOMA) ejecuta el proyecto de la planta de 4.500 metros cuadrados para la fabricación de contenedores industriales (actividad que hoy se realiza en los talleres de la avenida de Lérida), con la previsión de inaugurar en enero de 2008.

Comentarios