Las compraventas de pisos en España caen el 8,85% en un año

Polígono 29,

Los registradores constatan el parón inmobiliario tras dos trimestres de frenazo.El descenso de la actividad comercial contrasta con el alza de edificios acabados. la provincia de Huesca cuenta con más de 2.000 empresas relacionadas con la construcción

El sector de la construcción en la provincia de Huesca ha experimentado un espectacular crecimiento en los últimos años. El boom inmobiliario que se vive desde hace un tiempo ha hecho que este sector se convierta en uno de los activos destacados del territorio altoaragonés. Las cifras así lo demuestran: en estos momentos, en la provincia de Huesca operan más de 2.000 empresas relacionadas con el sector de la construcción.

Las cifras aún son más llamativas si lo cuantificamos por número de trabajadores. El pasado año, en la provincia de Huesca había más de 9.000 personas afiliadas al régimen de la Seguridad Social en el sector de la Construcción, dato que aumenta hasta los 13.000 si se tiene en cuenta el régimen de autónomos. Se trata de una cifra muy importante si se tiene en cuenta que el Alto Aragón cuenta con poco más de 200.000 habitantes.

En los últimos años, este sector vive con preocupación el problema de la falta de mano de obra cualificada que poco a poco viene siendo sustituida por la inmigración que se incorpora a la construcción.

ACTIVIDAD INMOBILIARIA EN ESPAÑA ULTIMO AÑO

La actividad inmobiliaria se está frenando a marchas aceleradas en España, según las últimas cifras como informaba el Periódico de Aragón, de compraventas de viviendas registradas por los colegios de notarios. En el periodo de un año comprendido hasta el pasado 30 de junio se habían escriturado 84.133 ventas menos que en el mismo periodo de un año antes (950.536 pisos hasta el segundo trimestre del 2006, frente a 866.404 del segundo trimestre del 2007).

El parón inmobiliario queda todavía más en evidencia si se tiene en cuenta que este es el segundo trimestre consecutivo de caída de ventas. Los autores de la estadística registral inmobiliaria destacan que esta reducción de compraventas del segundo trimestre es menor, en porcentaje, a la registrada en los tres primeros meses del año (11,5%).

Además, este descenso en las ventas está coincidiendo con un momento de aumento de oferta de pisos nuevos en el mercado, porque ahora se están acabando muchos de los edificios que se empezaron a construir en plena euforia del boom de la construcción, a mediados y finales del 2005. Por ello, el desfase entre la producción y la venta tiende a incrementarse, ya que también se están alargando los plazos para la venta de un piso.

Según los últimos datos disponibles del Ministerio de Fomento, en los primeros cinco meses del 2007 se han emitido 262.619 certificaciones de fin de obra. Esta cifra supone 27.900 viviendas acabadas más que en el mismo periodo del año pasado, o 63.358 más que en los cinco primeros meses del 2000, cuando era mucho más fácil vender un piso que ahora, porque eran más baratos y su financiación también.

La estadística de los registradores incluye todas las transacciones de viviendas escrituradas en España y, aunque deja al margen la operaciones entre particulares que no se registran o la autopromoción, es la muestra más amplia de todas las que se realizan en este país para analizar la tendencia del mercado.

LA USADA AGUANTA MEJOR Según los datos relativos al segundo trimestre, se está produciendo una reducción importante del nivel de actividad inmobiliaria con cuantías más elevadas en vivienda nueva (se ha producido un descenso del 13,9% en un año, 58.704 transacciones menos) que en los pisos usados (25.429 compraventas menos, un descenso del 4,8%).

Los autores del informe consideran que "resulta previsible que el mercado inmobiliario siga presentando un cierto agotamiento, dando lugar a reducciones en el número de compraventas, aunque en cuantías moderadas, con tasas trimestrales negativas próximas al 3%". Para los responsables de la estadística registral, este "ritmo de desaceleración" se está produciendo con parámetros de "ajuste saludable" para cualquier "mercado saturado" como el español. Por ello consideran que, si se mantiene el empleo, el incremento de población y se frena la subida del euríbor, el "sentimiento" ante estos datos debería ser "más de tranquilidad que de temor".

Comentarios