La CRECFO afirma que "el Gobierno no tiene ningún interés en reabrir el Canfranc"

2004041716 canfranc.JPG

La CREFCO ha indicado que “el proyecto de presupuestos generales del Estado para 2008 ha venido a confirmar lo que la Coordinadora para la reapertura del ferrocarril Canfranc-Olorón viene denunciando desde hace tiempo: el Gobierno de España no tiene ningún interés en reabrir esta línea internacional, ni siquiera en mejorar la parte española, y el Gobierno de Aragón utiliza las falacias de la travesía central o del túnel de Sierra Caballera para intentar ocultar esa cruda realidad”.

“El secretario de Estado de Infraestructuras, el oscense Víctor Morlán, - dice CREFCO- afirma lo contrario cada vez que viene a Aragón, esgrimiendo las obras de la variante de Huesca (licitadas por el anterior Gobierno) y el supuesto próximo concurso para modernizar del tramo Caldearenas-Jaca. Pero, aparte del absurdo técnico y económico que significaría actuar solo en un tramo aislado en medio de una línea decrépita, la contundencia de las cifras de los presupuestos ha echado por tierra este argumento. Con los 3,8 millones de euros presupuestados solo hay para adjudicar esta obra y poco más pero, ¿cuándo se termirá? Y, ¿qué pasa con la nueva estación de Canfranc? ¿Y con los tramos Huesca-Ayerbe, Ayerbe-Caldearenas y Jaca-Canfranc?”

Los presupuestos generales del Estado, por otra parte, - prosigue CREFCO- han vuelto a poner en evidencia al presidente de Aragón. La semana pasada Marcelino Iglesias se reunía en Bilbao con su colega de Aquitania, Alain Rousset, para pedir la reapertura de la línea en 2012. Imaginemos por un momento que el Gobierno francés aceptara la propuesta y, dado que la región va a reabrir el tramo Olorón-Bedous en 2010, en dos años más llega con sus nuevas vías hasta la explanada de la estación de Canfranc; ¿qué pasaría en ese momento con la parte española de la línea? Pues, con las previsiones presupuestarias (que son las reales, no promesas en el aire), que se mantendría el ancho ibérico, por lo que sería obligado trasbordar viajeros y mercancías (pero no se podrían trasbordar porque en Canfranc no habría estación), o que la vía seguiría en condiciones lamentables, por lo que el tiempo de viaje seguiría siendo de casi cuatro horas y los trenes tendrían limitada su carga. Vamos, que la reapertura tendría el éxito asegurado”.

“En Crefco somos conscientes desde hace años de que ni el Gobierno de Aragón ni su presidente quieren la reapertura del Canfranc, pero pocas veces como ahora había quedado tan en evidencia su postura y sus intentos de engañar a la población”, concluye la Coordinadora.

Comentarios