La alcaldesa de Almudévar "suspendió la admisión" de la niña a la guardería porque los padres "no confían" en el centro

La alcaldesa de Almudévar, María Antonia Borderías, ha reconocido este jueves que el consistorio decidió "suspender la admisión" en la guardería municipal de la niña de casi dos años que el curso pasado había sufrido una fractura de tibia y peroné en el centro. Borderías justifica esta decisión diciendo que la denuncia de los padres demuestra que "no confían en la guardería".

Audio sin título

En la práctica, "suspender la admisión" supone que la niña no puede acudir a la guardería con normalidad, pero la alcaldesa insiste en que no ha sido una "expulsión" ni se le ha "denegado" una plaza.En principio, la niña había sido admitida de nuevo para este curso 2007-2008, pero entrado el mes de septiembre los padres recibieron una carta de la alcaldesa de Almudévar en la que les comunicaban que no había plaza para ella en la guardería. Esa carta era la respuesta a la denuncia presentada por los padres "contra quien resulte responsable" de la lesión de su hija.

Los hechos se remontan a febrero de este año. La pequeña, que entonces tenía unos doce meses, acudió a la guardería con normalidad, pero cuando los padres fueron a recogerla al centro, se quejaba de una pierna. En el Hospital San Jorge de Huesca, se le diagnosticó una rotura de tibia y peroné y fue escayolada. El centro sanitario abrió el procedimiento habitual cuando se atiende a una posible víctima de malos tratos.

En ese momento, los padres solicitaron a los responsables de la guardería que firmasen un documento en el que se detallara que la niña había acudido al centro con normalidad, sin presentar ningún síntoma de tener una lesión en la pierna. Así se hizo, aunque en la guardería no reconocieron en ningún momento que se hubiese producido algún incidente dentro del centro. Meses después, en junio, los padres decidieron interponer una denuncia en el juzgado "contra quien resulte responsable" de la lesión de su hija.

Mientras tanto, la niña fue admitida en junio para asistir al centro escolar este curso 2007-2008. Sin embargo, sólo unos días antes del inicio del periodo escolar, los padres recibieron una carta de la alcaldesa de Almudévar, informando de que la admisión de la niña en el centro había quedado cancelada. Los padres solicitan una reunión con el Ayuntamiento de Almudévar para aclarar todo el asunto y que la pequeña sea readmitida en la guardería.

Comentarios