Renovación, organización y evangelización, objetivos de la diócesis de Huesca

Unas ciento cincuenta personas, entre laicos, religiosos y sacerdotes, participaron junto al Obispo, Jesús Sanz, en la Jornada Diocesana de Pastoral, en la que se presentó la evaluación pastoral del curso 2006/2007. El propio obispo habló con todos ellos ofreciéndoles su visión sobre la situación, y se dieron a conocer los Objetivos Diocesanos para el presente curso 2007/2008.

Estos objetivos y acciones prioritarias, se han dividido en tres capítulos: Encuentro con el misterio de Dios (renovación de personas y comunidades), En la comunión del Cuerpo de Cristo (organización diocesana) y Enviados a la Misión (la Evangelización).

En el primero de los aspectos, se habla de renovar la pastoral sacramental y revitalizar la dimensión espiritual de las comunidades. Así, se aprovecharán los ensayos de cantos para introducir y profundizar en el misterio de Dios, se elaborará un directorio diocesano que contenga las normas actualizadas en relacón con la preparación y celebración de los Sacramentos, y se elaborarán materiales catequéticos sencillos, que ayuden a los sacerdotes a desarrollar mejor su tarea.

Dentro de lo que es la organización diocesana, se va a promover las vocaciones específicas y especialmente el ministerio episcopal. Se encomendará a una persona de cada arciprestazgo la tearea de animar y sostener la pastoral vocacional en su demarcación, se preparará a acompañantes vocacionales, se avanzará en la coordinación entre las Delegaciones de Pastoral vocacional, familia, enseñanza y catequesis, y se relanzarán las campañas vocacionales del 19 de marzo y 4º domingo de Pascua. Al mismo tiempo, se potenciará específicamente la pastoral rural, dando respuesta a las nuevas necesidades pastorales de los pueblos, y se fortalecerán los Consejos de Pastoral Arciprestales, creándolos donde no los haya.

Finalmente, y en el capítulo de Evangelización, se potenciará la pastoral familiar, facilitando a las familias materiales para poder rezar en los hogares y trabajando con las familias el despertar religioso de los niños; se potenciará la pastroal juvenil, promoviendo la creación de equipos arciprestales para esta cuestión, comenzando la Pastoral en la Universidad y promoviendo iniciativas de acercamiento a jóvenes alejados; se potenciará la pastoral educativa, haciendo un plan conjunto de las Delegaciones de Enseñanza, Catequesis, Pastoral juvenil y vocacional, atendiendo especialmente al alumnado de bachillerato; se potenciará la pastoral en el campo social y caritativo, coordinando desde Cáritas diocesana, con otras instancias caritativo-sociales, y conociendo el trabajo que se está realizando para responder al problema de la soledad en las parroquias y arciprestazgos.

Finalmente, se renovará la pastoral de las parroquias, arciprestazgos y Delegaciones diocesanas, para que sus acciones sean más evangelizadoras. Esto se conseguirá consolidando la misión de los arciprestazgos para realizar una pastoral integral y de conjunto, animando la vida misionera de las comunidades, y aprovechando las posibilidades que ofrece la religiosidad popular, en auge en estos momentos.

Comentarios