Cuatro edificios de Huesca formarán parte del Patrimonio Cultural Aragonés

Cuatro edificios de la capital oscense serán declarados Bien catalogado del Patrimonio Cultural Aragonés. La DGA ha iniciado el procedimiento para esta declaración y se abre, para ello, un periodo de información pública. Los edificios, concretamente, son el actual IES Pirámide, el nuevo convento de Nuestra Señora del Pilar de la Madres Capuchinas, Casa Polo (situada en la plaza del Justicia) y Casa Sanagustín, más conocida como de "las lástimas".

En la resolución del 14 de septiembre de 2007 de la Dirección General de Patrimonio Cultural, publicada en el BOA (Boletín Oficial de Aragón), se describen los edificios. La antigua Universidad laboral de Huesca, actual IES Pirámide, es obra del arquitecto José López Zanón y fue inaugurada en 1967. Supuso un ambicioso proyecto docente dirigido a alumnos de toda la provincia. Situado en una amplia parcela al sur de huesca, el edifico se proyectó segun modernos criterios de organización espacial. El edificio presenta un esquema modulado en tres cuerpos diferenciados.

Por su parte, el nuevo convento de Nuestra Señora del Pilar de las Madres Capuchinas es obra del arquitecto Victorián Benosa y está situado en la avenida Doctor Artero de Huesca. El espacio se organiza en torno a un patio concebido como un jardín cerrado. La organización de este edificio está proyectado con arreglo al Concilio del vaticano II y a las instrucciones facilitadas por la proipa comunidad de religiosas que lo habita desde entonces.

La Casa Sanagustín, conocida popularmente como la “de las lástimas”, se situa entre las calles Cortes y Ricafort. Es obra del arquitecto José Beltrán Navarro y fue construida en 1933. En los laterales, dos cuerpos volados de miradores se prolonagn a lo largo de las fachadas de las dos calles. Esta casa destaca por su arquitectura progresista acorde con la vanguardia arquitectónica del momento y se encuadra plenamente en el racionalismo.

Por último, "Casa Polo", situada en la plaza Justicia, es el mejor ejemplo de arquitectura racionalista de Huesca. Las obras fueron dirigidas por José Beltrán Navarro. Se ubica en un amplio solar del barrio de Santo Domingo ocupando la esquina de la calle Lanuza. Su imagen racionalista y exenta de concesiones contrasta con el resto de edificios de la plaza.

Comentarios