Oposición de la Fiscalía para que el conductor del atropello de la Manhattan abandone la cárcel

La Fiscalía de Huesca se ha opuesto a la solicitud de excarcelación del joven que conducía el turismo con el que, el 28 de julio, arrolló a un grupo de personas en las puertas de la discoteca Manhattan, con el resultado de dos muertos y siete heridos, dos muy graves.

Fuentes judiciales explicaban que el representante legal de Víctor Manuel Gómez Rivero, de 22 años, al que se le imputan los presuntos delitos de homicidio imprudente y lesiones graves, pidió hace unos días al titular del Juzgado de Instrucción 1 su puesta en libertad.

Este letrado hacía referencia en su recurso al comportamiento normalizado del joven en la prisión de Zuera (Zaragoza), donde se encuentra desde que fue detenido, y descartaba la posibilidad de que se diera a la fuga una vez en libertad.

A esta petición se han opuesto la Fiscalía, según Efe, y representantes de las acusaciones particulares en nombre de los jóvenes que resultaron muertos y heridos a las puertas de la discoteca oscense.

Uno de estos abogados, Ricardo Orús, explicaba que la gravedad de los hechos imputados y la personalidad "violenta" del encausado "justifican" su permanencia en prisión hasta la celebración del juicio.

Destacaba la velocidad a la que circulaba el joven en el momento de producirse el accidente, los 120 kilómetros por hora, y subraba que dio positivo en las pruebas de alcoholemia y toxicología (cannabis) a las que fue sometido tras el accidente.

En el escrito que presentaba al juez ante la petición de libertad del encausado, este abogado alerta de la posibilidad de que el joven pueda verse implicado en "hechos similares", y recuerda que ya fue imputado tiempo atrás por presuntos malos tratos a su madre, para advertir de su personalidad "extremadamente violenta".

Según el letrado, "la defensa nos dice que no existe riesgo alguno de fuga de su cliente, pero quién nos dice con garantías que esa presión social y mediática que provocó el accidente no motive su marcha".

El titular del Juzgado de Instrucción 1 de Huesca ordenó el ingreso en prisión del joven Gómez Rivero dos días después de producirse su detención.

En sus primeras declaraciones judiciales, el joven aseguró no recordar haberse precipitado a gran velocidad contra sus víctimas sin frenar en momento alguno, y admitió haber consumido alcohol y otras sustancias.

Debido a la gravedad de las heridas sufridas, uno de los jóvenes sufrió la amputación traumática de sus dos piernas, algunos de los heridos aún son asistidos en centros hospitalarios.

Comentarios