El Ministerio de Industria se reunirá con el presidente de Ercros por Monzón

Ercros

El comité de empresa de Ercros Monzón se reunía con el Director General de Desarrollo Industrial del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, Jesús Candil al que explicaban su situación de cierre por la aplicación del Plan de Mejora de la Eficiencia de Ercros. Los trabajadores insistían en la viabilidad de la firma en la capital mediocinqueña, mientras que el Director General les manifestaba su conocimiento del asunto y explicaba que se iba a reunir con el presidente del Grupo, Antoni Zabalza, de cara a conocer de manera concreta la oferta realizada sobre la empresa filial, los traslados, bajas incentivadas y prejubilaciones.

José Antonio Turmo, presidente del comité de empresa en Ercros Monzón, señala que lo importante del encuentro es que es una puerta más para conseguir mantener una reunión con la empresa cara a cara.

En este sentido se abre también el camino de la reindustrialización que plantea tanto la DGA como ahora el Ministerio de Industria, ya que la oferta de la constitución de una empresa filial para fabricar compuestos con unos 24 trabajadores más ocho en laboratorio de desarrollo siguen sin tenerlo nada claro y más sin el paraguas de Ercros, ya que no se habla de lo que pasará cuándo se termine el Plan de Mejora de la Eficiencia en dos años.

De momento, la siguiente cita es el día 9 con una nueva ronda negociadora y donde esperan conocer datos concretos sobre los traslados y la empresa filial, ya que son cuestiones que afectan a los trabajadores de Monzón ( 125 ) y sus familias.

Tras el encuentro en Madrid, ahora las instituciones tienen que reunirse y hablar de ese posible plan de reindustrialización.

El origen del problema radica en la aplicación del Plan de Mejora de la Eficiencia que planteaba dieciséis actuaciones que comportaban el cierre de las fábricas de Sant Celoni, Monzón, Silla, Catadau y Huelva; el cese de la producción de las líneas de fitosanitarios, clorato potásico, cloruro potásico y eritromicina base, todas ellas consideradas no estratégicas; y una reducción de 355 empleados, que equivale al 16% de la plantilla media de 2006, y mejoras de productividad en prácticamente todos los centros de la compañía.

Comentarios