Comienza la temporada de caza de jabalí en Aragón

Hasta finales de febrero estará abierta la temporada de caza mayor que se presenta con muchas expectativas. El jabalí es una de las piezas más codiciadas, que convierte a Huesca en una de las zonas más atractivas de España para practicar la caza. Las cifras de jabalíes abatidos en nuestra provincia cada año superan los 15.000 ejemplares lo que sitúa al Alto Aragón como uno de los puntos con mayor índice de capturas de nuestro país.

El Plan General de Caza para la temporada 2007-2008 establece algunas novedades orientadas a mejorar la práctica cinegética en los cotos, como las recomendaciones de recoger cartuchos y retirar la señalización tras la jornada cinegética. El próximo domingo se abrirá también el periodo para la caza menor.Este año en la caza del jabalí se ha incorporado la modalidad de caza al salto además de la batida y rececho que permanecen de la temporada anterior. Se amplía la temporada hábil para la caza del corzo que se adelanta una semana respecto a temporadas anteriores, dando comienzo el primer domingo de abril.

De las normas básicas que debe conocer cualquier cazador destacamos algunas como realizar un listado cuando la caza se realiza en grupo, señalizar la batida y extremar al máximo las medidas de seguridad en las esperas. Además, el Servicio Aragonés de la Salud advierte de los riesgos de consumir carne de jabalí que no este analizada por un veterinario, ya que existe el riesgo de contraer triquina.

Son muchos los cazadores que cada año salen al monte cada fin de semana en Aragón. La mayoría de la provincia de Huesca donde de las más de 27.000 armas censadas, de las que casi 23.000 están destinadas para caza. El Alto Aragón es una zona donde la caza es una actividad habitual por lo que las licencias y armas censadas para este deporte suponen casi del 90% del total.

Este deporte en los últimos años ha sufrido un descenso alarmante en cuanto al número de las especies, causadas principalmente por la alta mortalidad de las crías, por temporadas de sequía o escasez de alimentos, cazadores que no respetan la normativa de los cotos o la disminución de la migración hacia zonas cálidas en invierno debido al cambio climático. El intenso movimiento de los animales en plena temporada provoca también múltiples accidentes de tráfico.

El Plan General de Caza, publicado en el Boletín Oficial de Aragón el pasado 29 de junio, compatibiliza el ejercicio de la caza y el aprovechamiento cinegético con la protección de la fauna silvestre. Así, a través de esta Orden se establecen los periodos de caza, las especies, modalidades y días y horarios hábiles para el ejercicio cinegético, así como la relación de vedados de Aragón entre otros.

 

Otras novedades del Plan General de Caza son la ampliación de la temporada hábil en la caza del conejo hasta el 1 de abril en determinadas zonas con abundancia de ejemplares que se recogen en la Orden. La caza de aves se modifica este año, afectando a la becada y acuáticas que se amplía una semana, prolongándose hasta el segundo domingo de febrero, y se suprime la caza de la focha en la provincia de Teruel.

 

El INAGA, Instituto Aragonés de Gestión Ambiental, tramitó en 2006 más de 50.000 licencias de caza en Aragón. La entidad, dependiente del Departamento de Medio Ambiente, ofrece a través de una aplicación en Internet a la que se accede a través de www.aragon.es, información sobre la gestión de los cotos de caza y estadísticas de la actividad cinegética, terrenos cinegéticos y resultados de caza. En este enlace se puede conseguir información sobre los resultados de caza de la temporada anterior para las distintas especies cinegéticas, clasificados por términos municipales, comarcas, provincias o para el conjunto de la Comunidad Autónoma de Aragón.

Ante el inicio de la temporada general de caza el Departamento de Salud y Consumo, a través de la Dirección General de Salud Pública, recuerda que se deben observar una serie de precauciones en la manipulación y consumo de piezas cinegéticas. Así, se recomienda no consumir la carne de jabalí que no haya sido previamente analizada por un veterinario, sea este Oficial o Colaborador ya que existe el riesgo de contraer triquinosis. Este veterinario Colaborador debe haber sido Autorizado por la Subdirección Provincial de Salud Pública correspondiente donde va a ejercer sus actuaciones.

 

La carne de jabalí es la fuente de contagio más común de triquina, cuya incidencia en nuestra comunidad autónoma puede estimarse entre 2 y 3 animales parasitados por cada 1.000 jabalíes inspeccionados. En la campaña 2006/2007, se efectuaron los análisis triquinoscópicos a 5.302 jabalíes, siendo detectada triquina en 17 ejemplares. Durante la campaña a la que se hace referencia ha sido diagnosticado un caso de triquinosis humana.

 

La triquinosis es una enfermedad producida por un parásito (Trichinella spiralis) cuyas larvas se pueden enquistar en la carne de distintos animales, entre ellos el cerdo y el jabalí. Si la carne se consume poco hecha o elaborada como embutido, los jugos gástricos disuelven la cápsula del quiste y la triquina se desarrolla en el ser humano. Los expertos insisten en que este parásito resiste los procesos de desecación, embutido y salazón de la carne. La importancia de esta enfermedad, cuyos síntomas iniciales incluyen vómitos, sudoración y escalofríos, fiebre, dolores de cabeza y musculares, dependerá del grado de parasitación y puede ser motivo de graves trastornos.

En cuanto a la manipulación y consumo de todo tipo de piezas de caza, Salud Pública hace también las siguientes recomendaciones:

 

El transporte de las piezas debe efectuarse en condiciones de limpieza, y conservarse posteriormente en el frigorífico.

La carne de caza debe consumirse muy cocida o muy asada.

No deben proporcionarse a los perros las vísceras de los animales muertos.

Ante cualquier duda sobre el estado sanitario de los animales abatidos debe desecharse su consumo o consultar al veterinario.

 

La Dirección General de Salud Pública recuerda que tanto los cazadores como los consumidores en general pueden consultar con los profesionales que trabajan en las zonas veterinarias las dudas que pueda suscitarles el consumo de carne de caza.

El aliciente de cazar en la provincia de Huesca es la posibilidad de conseguir piezas criadas en el ámbito natural y no en granjas, como está sucediendo ahora con el 80% de los animales en otras provincias. Con el inicio de la caza mayor da comienzo la temporada para jabalí, corzo y ciervo.

Comentarios