Nueva derrota del Forcusa Huesca que agrava su crisis

Aunque tal vez suene fuerte hablar de crisis cuando se llevan tan solo cuatro jornadas, es cierto que el mal comienzo de los oscenses hace que el sueño de luchar por los primeros puestos se vaya alejando a las primeras de cambio. En Cuenca el equipo volvió a realizar un flojo encuentro en defensa y perdió por 31-23. En cuatro jornadas los de Sergio Bebeshko llevan un punto que les mantiene en los últimos puestos mientras que los rivales directos empiezan a marcar diferencias que van a ser muy difíciles de recortar por el Forcusa Huesca, salvo una rápida reacción.

Se volvieron a cometer errores graves en defensa ante el Ciudad Encantada y eso que la semana había sido de reflexión y análisis para intentar mejorar, algo que evidentemente no ha sucedido. El partido en su primera mitad, hasta el minuto 25, estuvo igualado, pero a partir de allí el Forcusa Huesca se descompuso y los conquenses se iban con cinco goles de ventaja (17-12) al descanso.

La segunda parte no cambió la decoración y como sucedió ante La Coruña se fue a peor, incluso jugando con superioridad no se supo acercar el BM Huesca en el marcador y el Ciudad Encantada se llevó un partido más fácil de lo que seguro su entrenador Goran Dzokic hubiera previsto. Al final el resultado lo dice todo con ese 31-23 y ocho goles de diferencia que se antojan demasiados entre dos equipos que aspiran a estar en la parte alta.

El jugador Nelson Espino recibió un fuerte golpe en la ceja y tuvo que acudir al Hospital de Cuenca para recibir varios puntos de sutura.

Lo peor de este mal comienzo es que hay rivales que se están distanciando en la clasificación y la reacción empieza a llegar ya o el sueño de esta temporada se puede ir esfumando a las primeras de cambio. El presidente Ignacio Munuera, que acudió con varios directivos a Cuenca, señalaba a Radio Huesca Digital que el equipo había estado muy flojo y que hace falta una victoria cuanto antes para enderezar el rumbo del equipo. Lógicamente mostraba su preocupación y como se ha venido diciendo no se explica nadie que como un potencial como tiene el Forcusa este año se haya comenzado tan mal.

Se avecina otra semana dura puesto que el equipo no está rindiendo como se esperaba y algunos jugadores están muy debajo del nivel que tienen y por el que se les había fichado. El sábado que viene visita el Palacio de los Deportes el Almoradí, equipo ascendido este año y que ya se midió al Forcusa hace dos campañas en la promoción y donde los de Bebeshko salvaron el descenso en el último instante.

Comentarios