Cartas al director : Nuestro dinero y sus decisiones

Arancha García-Carpintero Broto

Secretaria General CC.OO. Huesca

Casi cada día escuchamos noticias que tienen que ver con dinero público. Cifras millonarias en euros que en pesetas tienen todavía mayor significado, al menos para quienes hemos crecido con ese concepto.

Inversiones que en muchos casos casi nadie entendemos, como ocurre en Huesca con la Plaza del Mercado, una obra que ni siquiera gusta estéticamente, y que no urgía en absoluto; o como el Palacio de Congresos, cifrado en más de 24 millones de euros, casi cuatro mil millones de las antiguas pesetas, con butacas y sin equipación, para un aforo de 800 personas, no se sabe si Congresistas o espectadoras de teatro; o el propio Aeropuerto, sin funcionar, ni ahora, ni parece ser en un futuro próximo, y con dificultades para aterrizajes.

Grandes obras, que además de caras no acaban de ajustarse a las verdaderas necesidades ciudadanas, y me da que pensar que lo que pretenden es llenar los egos de quienes podrán contar a sus nietos, pero que en definitiva gastan dinero público que entre todos y todas pagamos a través de los impuestos, y no generan ningún movimiento económico, ni siquiera sé si lo generarán, en pro de ampliar la industria o el tejido económico de Huesca, una gran debilidad de esta provincia, y especialmente de esta ciudad.

Las propias cifras y estadísticas institucionales arrojan datos que deben hacernos reflexionar, y que descubren un empleo inestable, temporal y relacionado con un sector, el de servicios, muy fluctuante. En Agosto creció el número de personas desempleadas en Huesca, y también lo ha hecho en Septiembre, al contrario que en la mayoría de provincias españolas, siendo la única provincia aragonesa con estas cifras. Pero desgraciadamente, y aunque ni siquiera les sirvan las estadísticas institucionales de excusa, seguimos escuchando a los dirigentes políticos, arropados por algunos agentes sociales, hablando de la tranquilidad ante estos datos, coyunturales , que cambiarán en breve.

O algo ocultan quienes saben y deciden, y van a llenar Huesca de empresas e industria, o me parece alarmante ya la tomadura de pelo de nuestros representantes institucionales.

A mi gusto estamos ante la gota que colma un vaso, ya rebosado de las innumerables crisis industriales de esta provincia, y más en concreto de Huesca capital.

Algunos deben ponerse ya las pilas, y darle mayor sentido a la inversión pública, porque desgraciadamente sino ya no habrá solución para remediar su fracaso. Lo peor es que de sus decisiones dependen nuestros intereses, y el futuro de nuestra ciudad. Ojalá alguien cabal decidiese que los presupuestos, y por tanto las decisiones, fuesen participativas, pero de verdad, no como se participa en esta ciudad. No tendríamos estas grandes obras, pero quizá sí vida económica.

Comentarios