La Universidad de la Experiencia inaugura el nuevo curso

La consejera de Servicios Sociales y Familia, Ana Fernández, y la consejera de Ciencia, Tecnología y Universidad, María Victoria Broto, han asistido al acto de inauguración del curso 2007 – 2008 de la Universidad de la Experiencia, que ha tenido lugar este martes en el Aula Magna de la Facultad de Medicina de Zaragoza. Por primera vez, los módulos de la Universidad de la Experiencia van a desarrollarse también en Barbastro, además de en las sedes de Zaragoza, Huesca, Teruel, Sabiñánigo, Utebo y Jaca. De las 450 plazas distribuidas entre los distintos programas, la sede de Barbastro es la que ha batido el récord de matriculación en su primer año.

Desde la organización de Barbastro estas cifras se entienden como “todo un éxito”, ya que incluso se han interesado por las clases personas menores de 55 años, que no han podido matricularse”. Lola García Guatas, concejal responsable de Educación en el Ayuntamiento de Barbastro, destaca que “Barbastro tiene mucho movimiento cultural”, y por eso esperan obtener más alumnos en próximos años.

El centro de la UNED en Barbastro cede sus instalaciones para impartir las distintas clases, incluido el Observatorio Astrológico, que se utilizará para el curso de iniciación a la Astronomía. Los distintos talleres hablarán de Psicología, Literatura, Historia, Climatología y Astronomía. Dichos cursos tendrán una duración de tres años, y la evaluación del alumnado se desarrollará según la asistencia y la participación de los presentes. El coste de la matrícula es la significativa cifra de 35 euros, y la finalización de los talleres traerá consigo la entrega de un diploma de reconocimiento a los estudios realizados. Guatas destaca que el módulo que más interés ha suscitado es el de climatología.

Desde la Concejalía de Educación se afirma que uno de los factores más destacados es la gran profesionalidad de los profesores, que señalan que no se dedicarán a impartir solos las clases, sino que la enseñanza será participativa, contando también con la riqueza del saber de las personas mayores de 55 años que participan en los cursos. Así se pretende hacer “una universidad viva”, cuyo objetivo es potenciar el desarrollo sociocultural de las personas mayores de Aragón.

Comentarios