Respaldo político para que el Castillo de Loarre sea declarado Patrimonio de la Humanidad

Desde este miércoles, 10 de octubre, hasta la jornadas del jueves todos los delgados de cultura de las comunidades autónomas conjuntamente con el Ministerio decidirán que candidatura presentarán a la UNESCO para ser declarada Patrimonio de la Humanidad. Entre ellas está el Castillo de Loarre. Desde el Comité Comarcal de la Hoya de Huesca del Partido Aragonés, a través de su Presidencia, ha ratificado los acuerdos ya adoptados en febrero de 2006, en el sentido de “respaldar decididamente la posible declaración”

El PAR de la Hoya valora que existe “una dura competencia tanto en el ámbito natural como monumental, con señalados espacios o edificaciones españolas que, en ocasiones, suponen ampliaciones de declaraciones previas o candidaturas largamente presentadas”. El Escorial, los yacimientos icnitas de dinosaurios, las ruinas grecolatinas de Ampurias, la Vía de la Plata, la Vía Augusta, el patrimonio histórico minero, la vertiente mediterránea de los Pirineos o Melilla son algunos ejemplos “que cuentan incluso con presencia de Aragón o carácter internacional, y que realzan todavía más la relevancia de la inclusión del Castillo de Loarre, entre más de veinte aspirantes”.

“En cualquier caso -según el Comité-, la incorporación de este monumento señero de nuestra comarca y de Aragón asegura la posibilidad de futuras candidaturas si no prospera en este intento, por lo que se debe alabar la tarea realizada entre otros por la Asociación de Amigos, en especial tras la conmemoración del centenario de la declaración del castillo como monumento nacional”.

Para el PAR, “se trataría de una posibilidad beneficiosa a todos los efectos (promoción de la zona y la comarca, preservación,…), que se uniría al relanzamiento de sus posibilidades de atracción y su conservación que en los últimos años ha realizado el Gobierno de Aragón, y encajaría en el plan de dinamización turística que actualmente se desarrolla en esta comarca. Ese título serviría no sólo como aval de estas acciones y reconocimiento para una verdadera joya del patrimonio cultural común, sino que abriría un potencial muy positivo en diversos aspectos, incluido el orgullo por lo nuestro”.

“El proceso para esta declaración es complicado -añade el Comité- ya que debe superar el filtro del Consejo del Patrimonio Histórico y después de la UNESCO, cada vez más restrictivo, pero las actuales circunstancias sirven para proponerse metas mayores en torno a esta seña de nuestra Historia y verdadera maravilla por su arquitectura, entorno, posibilidad turísticas, etc…”.

Comentarios