CHA muestra su preocupación por la situación del vuelo a vela en el aeródromo de Monflorite

Desde este grupo político se ha mostrado su malestar porque AENA no muestre voluntad de que el Aeroclub Nimbus mantenga la actividad del vuelo a vela en Monforite desde que se puso en marcha el Aeropuerto Huesca-Pirineos.

César Ceresuela, miembro del Consello Nacional de CHA, recuerda que “tal como ha informado el Gobierno Central, desde el año 2005 se llevan intercambiando borradores AENA y el Club Nimbus sin que se haya llegado a redactar un documento definitivo”. El pasado día 18 de febrero el Aeroclub Nimbus le hizo llegar al Secretario de Estado de Infraestructuras, el oscense, Víctor Morlán, una propuesta de convenio que permitía integrar el vuelo a vela en el aeropuerto Huesca-Pirineos, sin que a día de hoy haya noticias.

Días después, el diputado de CHA, José Antonio Labordeta, registró la siguiente pregunta por escrito: ¿Está dispuesta AENA a firmar este Convenio o similares, con el objeto de integrar el vuelo a vela en el aeropuerto Huesca-Pirineos para que no desaparezca esta práctica deportiva del aeródromo de Monflorite?. En la respuesta el Gobierno Central asegura que “AENA viene demostrando su voluntad e interés por mantener la actividad deportiva en el aeropuerto Huesca-Pirineos al incluir en sus actuaciones la adecuación y reposición de la Pista 12L-30R, específicamente destinada a la actividad deportiva, llevando a cabo contactos con el Aeroclub Nimbus, y desde 2005, intercambiando por ambas partes borradores de convenio, sin que hasta la fecha haya sido posible alcanzar un acuerdo.

Para César Ceresuela, miembro del Consello Nazional de CHA, “sorprende que el Gobierno Central asegure en su respuesta que existe voluntad por parte de AENA por regularizar la situación cuanto antes, afirmación que no se sostiene tras casi tres años de intercambio de borradores y de decisiones unilaterales por parte de AENA”. “La convivencia entre la aviación comercial y la aviación deportiva no es fácil, ya que cada tipo de avión requiere su espacio específico, pero si existiera buena voluntad sería posible evitando la aplicación rigurosa de las normas, en un aeropuerto como el Huesca-Pirineos donde el tráfico es algo más que testimonial, para más adelante, si la tendencia cambiara, apostar por una nueva ubicación para los practicantes del vuelo sin motor”, ha afirmado Cesar Ceresuela.

Ceresuela considera que “si la promoción del Huesca-Pirineos necesita de un frente común, lo mismo hay que exigir para defender un legado histórico de más de 80 años que supone un atractivo turístico de calidad”.

Comentarios