Cartas al director : Monegros , parque o desierto

Salvador Ariste Latre

CHA Monegros

El centralismo que se practica y se ha practicado en el Estado Español lleva a situaciones tan paradójicas como que las sedes administrativas y políticas de algunos Parques Nacionales no estén dentro de sus ámbitos territoriales, sino en ciudades. De esta manera, por fuerza, todo lo que se hace en nombre de la naturaleza o del medio rural apenas repercute en su beneficio directo, más bien parece que los fines de salvar lo aislado o lo despoblado son sólo la excusa para crear centros, sedes e instalaciones en los grandes focos urbanos.

No sería justo que esto siguiera pasando con ideas tan bien concebidas como la creación de un Centro Temático contra la Sequía y la Desertificación que la Ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, anunció semanas atrás con motivo de la celebración en Madrid de la “Convención de la ONU de Lucha contra la Desertificación”. Está claro que, de haber territorios en nuestro Estado afectados por esa cuestión, uno es el de la Comarca de Los Monegros, que hace años está debatiendo sobre la conveniencia o no de la figura de un Parque Nacional relativo a la Estepa mediterránea, cuestión esta que genera rechazos en algunos sectores de la población, pues ven en ello "muchas restricciones" y "pocas ventajas". Y eso que no conocen los planes del Gobierno de Aragón de llevar a cabo un gran centro administrativo, de visitantes y de estudios sobre el parque de Monegros en las cercanías de la ciudad de Zaragoza.

Sería interesante que, tanto el Departamento de Medio Ambiente -que quiere aprovechar un viejo casino de su propiedad-, como el Ministerio de Medio Ambiente -que quiere aprovechar un centro temático ya existente en Barcelona- se alejaran de hacer las cosas dónde más cómodas resultan a la pesada burocracia y giraran su vista hacia los territorios y pueblos que más necesitan las oportunidades externas que brinda la administración.

Si el Consejero Alfredo Boné construye centros relativos al plan de ordenación de los recursos naturales de Monegros, debería hacerlos en las poblaciones más afectadas y cuyos habitantes se sienten más “perjudicados”, por ejemplo en Bujaraloz.

Y si la Ministra Narbona pretende sacar adelante la idea de un centro europeo contra la sequía y la desertificación, debería plantearlo en un territorio como Monegros y ubicarlo en la misma sede del futuro parque, lo cual podría reforzar la idea de que las figuras de protección de la naturaleza aportan a los lugareños más ventajas que inconvenientes.

Comentarios