Siembra de cebada y trigo: Mucho ánimo y pocas prisas

2004061414 trigo.JPG

Los agricultores de la provincia de Huesca esperan con muchos ánimos la campaña de siembra de los cereales de invierno (cebada y trigo); no obstante, no tienen prisa para entrar en los campos con su maquinaria. Algunas estimaciones hablan de un incremento del 30 por ciento en la superficie cultivada de cereal. Hay agricultores que miran al puente de Todos los Santos como pistoletazo de salida para la siembra, otros dicen que ya es tiempo (pasado el Pilar) de comenzar a sembrar (otra cosa es que no se hayan realizado las tareas de preparación del terreno).

Las altas temperaturas y la escasez de lluvia están condicionando la campaña de siembra; los agricultores no tienen prisa. Además, se observó el año pasado que quien sembró tarde recogió rendimientos más altos.

Marcos Barranco, representante de UPA y agricultor que trabaja en la zona del Canal de Aragón y Cataluña, apunta que las precipitaciones de lluvia han sido muy escasas. Pone el ejemplo del embalse de Barasona, que está prácticamente vacío (está al 15 por ciento de su capacidad total de almacenamiento).

José Fernando Luna, presidente de ASAJA Huesca, aporta el dato relativo al año pluviométrico en Los Monegros y Bajo Cinca. Han caído 300 litros por metro cuadrado, frente a lo habitual (390 litros).

Dice que, pese a ello, "la tendencia es que se va a sembrar mucho, un 30 por ciento más que la campaña pasada".

David Solano, secretario provincial de UAGA, apunta que "el verano ha sido fresco, por lo que no es pronto para sembrar; otra cosa es que no se hayan hecho los deberes". También reconoce que se va a sembrar mucho, incluso llegando a penalizaciones por sobrepasamiento de la superficie asignada. Habla, además, de perjuicio para la ganadería extensiva.

Comentarios