Los escaladores de Peña Guara, Óscar Pérez, Dani Ascaso y Álvaro Novellón hacen cima en la Patagonia

Los tres escaladores oscenses acudían acompañados del catalán Santi Padrós a esta expedición en la que han conseguido un nuevo éxito para el club Peña Guara, además en un año tan especial como es el de la celebración del 75 Aniversario. En concreto han conseguido realizar una escalada en el Cerro Adela próximo al Cerro Torre en la Patagonia. A pesar de las dificultades, han conseguido realizar esta actividad en una pared de roca y hielo de 2938 metros.

Los propios expedicionarios señalaban en la información enviada vía internet al club montañero que “ya estamos de vuelta en el Chalten tras pasar seis días en el monte. El día 6 el cielo despejo y partimos hacia las cuevas de nieve a pie de la cara sur del Cerro Torre donde teníamos el material. La gran cantidad de nieve caída hizo que la aproximación fuera dura y nos costara mucho encontrar las entradas de las cuevas ocultas bajo más de cuatro metros de nieve. Tras varias horas cavando logramos entrar y aprovechamos para abrir huella hasta el comienzo de la vía. El día 5 lo pasamos reparando las cuevas, bastante deterioradas y preparando el material para la actividad. La idea es salir por la noche y escalar “A la recherche du temps perdu” hasta el Collado de la Esperanza para continuar por la “Ferrari” de la cara oeste y rapelar por la vía “Maestri” de la arista sureste del Cerro Torre. En total creemos que podemos hacerlo en dos días y medio o tres”.

El relato continúa “a las 1.30 horas suena el despertador y comenzamos a escalar a las 4h. Ascendemos rápidamente por terreno de hielo y mixto mantenido escalando en ensamble para perder el menos tiempo posible y evitar los desprendimientos de hielo en las horas de calor. Cuando comenzamos los largos de mixto nos cae una avalancha de hielo y nieve del serac superior. Acaba de amanecer y todavía hace mucho frío. Aún no nos hemos restablecido cuando el serac vuelve a descargar otra avalancha más violenta que la anterior y barre toda la pared. Todos estamos bien y nos reunimos en un lugar protegido por la roca desde donde tomamos la decisión de bajarnos buscando rápeles protegidos por si vuelve a caer. Tras más de doce horas volvemos a las cuevas frustrados pero contentos porque todo ha quedado en un susto. Como sigue el buen tiempo y aun nos queda algo de comida decidimos intentar la cara este del Cerro Adela, próximo al Cerro Torre. No tenemos información de la pared, pero nos hemos fijado en una línea evidente con abundante hielo al principio y la incógnita del final. A las 2.30h de la madrugada del día 10 comenzamos la ascensión en escalada simultanea para llegar lo más alto posible antes del amanecer y evitar las caídas de piedras. La primera parte de la vía transcurre por un canalón cubierto de hielo fácil salpicado de resaltes de hasta 80º por el que ascendemos rápidamente. Cuando amanece estamos muy altos ya”.

Los escaladores apuntan también que “tramos de mixto fácil y una zona más tumbada nos deposita en parte final donde se concentran las dificultades principales. Aquí cada cordada toma un camino diferente. Dani y Santi siguen directamente por tres largos difíciles y mantenidos de mixto y hielo desplomado graduándolos de M5+ y 95º. Álvaro y Oscar continúan por un ramal a la izquierda con hielo de hasta 95º y roca IV+. La tónica general de esta parte es la mala calidad de la roca y el hielo convirtiendo la escalada en expuesta. A las 17 horas tras unas 15 de escalada ininterrumpida y unos 1000 metros de recorrido volvemos a reunirnos los cuatro en la cumbre del Adela Principal (2938m). Comenzamos el largo descenso realizando travesía hacia el sur. Pasamos por las faldas del Adela Sur en busca del collado entre este y el Cerro Ñato que nos permita volver al valle. La noche nos sorprende descendiendo por el complicado glaciar y nos vemos obligados a pasar la noche en un pequeño agujero que cavamos en la nieve. Al amanecer y tras un incomodo descanso descendemos hasta el pueblo al que llegamos 10 horas después”.

Los tres mostraban su satisfacción “todavía no sabemos si es una primera ascensión y mientras nos recuperamos en el pueblo ya estamos pensando en la próxima actividad. De momento el tiempo nos respetó hasta el descenso, pero ahora ha vuelto a empeorar. Esta claro que hemos descartado volver intentar la ascensión de la directa al Collado de la Esperanza por su exposición”.

Comentarios