Cartas al director :Un refuerzo quemado

CERA , comisión de Estructuración de Refuerzos de Aragón

Llevo más de ocho años trabajando en un centro de salud, haciendo guardias de fines de semana y festivos, navidades semana santa, no me he perdido ninguna de estas…, además de asumir estas jornadas de guardias de 24, 48 e incluso 54 horas seguidas cuando alguno de mis compañeros titulares se coge un día de asuntos propios o se va de vacaciones tengo la obligación de asumirlo y debo alargar mi jornada unas 8 horas más en muchas ocasiones de un día para otro. Esas veces llama mi coordinadora a las 7 de la tarde por ejemplo y me dice “ven mañana” y yo allá que voy. Para ello, presa de un ataque de nervios debo buscar a alguien que se quede con mi hijo pequeño que aun no va a la guardería, si tengo suerte se queda con la abuela, si no, llamo a alguna chica estudiante que decide venir a quedarse con el crío, a la que le acabo pagando mas por hora (10 euros) de lo que cobro yo por hora cuando trabajo (7 euros brutos), se me olvido decir que soy enfermera.

Desde hace un tiempo se oyen campanadas de que esto va a cambiar, de que nos van a poner una jornada laboral limitada con un salario igual al de mis compañeros de la mañana. Ha habido años que al llegar agosto llevaba cerca de mil seiscientas horas trabajadas, todavía no entiendo como puede ser que dos profesionales igualmente formados por desempeñar un trabajo similar tengan ya no diferente salario a igual jornada sino abismales condiciones laborales. ¿La diferencia es que ellos han aprobado una oposición? Yo desde que acabe la carrera no he tenido oportunidad de presentarme a una que sea “imparcial” y que no favorezca descaradamente a los interinos que llevan años trabajando en su puesto de trabajo, (a los cuales no les quito ningún merito, que también se han llevado su parte).

Pero resulta que después de tanto tiempo esperando para ver como evoluciona el asunto de los refuerzos, una vez más nos lo van a jugar estoy convencida, el SALUD ha presentado un documento a los sindicatos con el que pretende hundirnos en la mas absoluta miseria laboral.

Una a estas alturas no sabe ya si reír o llorar, patalear no es la solución pero ya no se donde acudir, los sindicatos nos han dejado tirados tantas veces que me temo nos lo van a hacer otra vez más. Y todo esto va pasando mientras un montón de médicos y unas menos enfermeras deciden ir a buscarse la vida a otras provincias, 4 compañeros de los que han pasado por mi centro se han ido ya, otros amenazan con hacerlo y los que han marchado tienen muy claro que no van a volver si no cambian las cosas muy mucho. Un compañero mío dice siempre que la gente que se va hace allí su vida y luego ya no vuelven y en cierto modo pienso que tiene razón, motivos desde luego no les falta.

¿Y yo por que no me voy? Por mi familia, porque estoy casada aquí y mi marido tiene un trabajo estable, yo en cierto modo tengo suerte, otros compañeros que viven solos se han de buscar la vida, pero el SALUD que no es tonto en lugar de recompensar un poco a los que nos quedamos aguantando el chaparrón o fomentar que la gente regrese decide castigarnos aun más con un acuerdo que no se permitiría en ninguna empresa privada, seguro que ninguna una empresa podría tener a un trabajador contratado en nuestras condiciones actuales, pero a la administración parece que se le permite todo.

Y lo que más me fastidia y me humilla es que debo acabar la carta sin firmarla abiertamente, para evitar represalias, pero es lo que tiene un contrato que esta supeditado a las “necesidades del servicio”

Una DUE cabreada y quemada

Comentarios