Huesca solicitará un Plan Urban como el que disfrutaron Zaragoza y Teruel

2003022222 casco antiguo.JPG

El Ayuntamiento de Huesca solicitará la aplicación de un plan Urban para mejorar el casco antiguo de la capital. Con un plan de este tipo, Teruel consiguió la reactivación de su parte antigua y la inversión de miles de millones de pesetas.

Según ha señalado el Alcalde de Huesca, Fernando Elboj, ya se ha dado la oportuna orden a los servicios municipales para que plasmen en papel los datos de que disponen y que servirán para argumentar la petición.

De esta forma Huesca busca una inyección económica de fondos europeos, a los que en contadas ocasiones ha tenido acceso.

Recordemos que un Plan Urban también se aplicó en Zaragoza, invirtiéndose también en la parte vieja de la ciudad.

El Plan Urban nace en el seno de la Unión Europea como iniciativa encaminada a lograr un desarrollo urbano sostenible. Su objetivo es permitir a todos los núcleos urbanos con problemas económicos y sociales optar a Fondos Estructurales europeos que posibiliten la adopción de medidas orientadas al aumento de la calidad de vida. Algunas de estas medidas son, por ejemplo, renovar edificios,  crear espacios verdes, integrar a las clases desfavorecidas en los sistemas educativos, ofrecer garantías de empleo, mejorar las condiciones medioambientales o fomentar el uso de las energías renovables.

Las zonas urbanas que se pueden beneficiar del Plan deben tener una población de 20.000 habitantes como mínimo, aunque, en ocasiones excepcionales, esta cifra puede reducirse a 10.000. Además, deben encontrarse en un momento de crisis económica o social y sufrir, al menos, tres de los siguientes problemas: elevada tasa de desempleo de larga duración; escasa actividad económica; alto grado de pobreza; considerable número de inmigrantes, minorías étnicas o refugiados; insuficiente nivel de escolarización;  evolución demográfica precaria o un índice importante de criminalidad y delincuencia.

Durante el Plan Urban I, que se desarrolló entre 1994 y1999, se financiaron programas en 118 zonas urbanas. La aportación comunitaria se aproximó a los 900 millones de euros, inversión que permitió una mejora en la calidad de vida de más de tres millones de personas en toda Europa.

Comentarios