La provincia de Huesca mantiene su “peso” en la transformación del Ejército

2005110303 militares.jpg

El Ejército Español tendrá 11.000 soldados más y 30 batallones menos. La provincia de Huesca con 1.100 militares y , salvo imprevistos, va a mantener su actual estructura. Jaca se convierte, como ya informó en su día Radio Huesca Digital, en la Jefatura de Tropas de Montaña de España. Huesca, mantiene el cuartel del Sancho Ramírez dentro de esta estructura. A pesar del alcance de la reorganización, la información que ha trascendido es mínima

"Esta transformación es la más importante que ha acometido el Ejército de cuantas pueda recordar cualquiera de los aquí presentes. Es más profunda que todas las que hemos llevado a cabo en los años ochenta y noventa". Con estas palabras se refirió en el Congreso el jefe del Ejército de Tierra, Carlos Villar, a la reorganización militar en curso, que aumentará en 11.000 la cifra de soldados pese a suprimir el equivalente a 30 batallones.

ALTOARAGON

En enero entrará en funcionamiento la Jefatura de Tropas de Montaña de nuestro país, cuyo cuartel General estará en Jaca. La Jefatura de Tropas de Montaña sustituirá a la actual Brigada Aragón que también tiene su sede en Jaca. En la actualidad en la provincia de Huesca hay 1.100 militares, que se distribuyen en los acuartelamientos de Jaca y Huesca.

En los acuartelamientos de Jaca tenemos 730 militares, de los cuales 470 están en el acuartelamiento la Victoria donde se encuentra el batallón Pirineos y 260 en el San Bernardo donde está el cuartel general de la Brigada Aragón, que a partir de enero será la Jefatura de Tropas de Montaña, y la Escuela Militar con los cursos de operaciones especiales y montaña. En Huesca en el acuartelamiento Sancho Ramírez hay 370 militares.

La entrada en vigor de la Jefatura de Tropas de Montaña supondrá que del Cuartel General que está en Jaca dependerán tres Regimientos, el Galicia 64 de Jaca, el América 66 de Pamplona y Arapiles 62 de Cataluña

Jaime Coll, general Jefe de la Brigada Aragón señalaba que la entrada en vigor de la Jefatura de Tropas de Montaña no supondrá un aumento de personal, ya que disminuirán los efectivos del Cuartel General, pero aumentarán en el Regimiento . La situación del Sancho Ramírez de Huesca quedará como está en la actualidad

Por otro lado la Brigada Aragón está inmersa en la puesta en marcha del Batle Group. A partir de enero estará a disposición de Unión Europea este Batallón de Combate que estará formado por 1.500 militares de los cuales 1.000 serán de la Brigada Aragón, que tendrán el apoyo de una unidad de zapadores de Portugal, una unidad de helicópteros de Alemania y una Unidad de defensa antiaérea de Francia.

REORGANIZACIÓN EN ESPAÑA

A pesar del alcance de la reorganización, la información, que ha trascendido es mínima según informa el Pais. Al contrario de lo que sucedió con la reforma de 1994, cuando se publicó en el BOE el listado de unidades que iban a ser disueltas o trasladadas y el calendario, los anejos del Real Decreto 416/2006, que dio origen a la actual transformación, sólo citan las unidades que se mantienen.

Los planes detallados de transición figuran en una orden ministerial de 2 de marzo pasado, pero se trata de una "orden comunicada"; es decir, que no se publica.

Por eso, se esperaba con interés el informe sobre la aplicación del plan de transformación que el Ministerio de Defensa acaba de remitir al Congreso. Sin embargo, este documento, fechado en septiembre pasado, apenas arroja luz sobre un proceso que debe culminar a finales de 2009 y que, según explicó el general Villar en la Comisión de Defensa del Congreso, ha supuesto hasta ahora la disolución de 22 unidades de entidad batallón y otras cinco menores; así como modificaciones en 30 regimientos.

El personal afectado por las disoluciones y traslados previstos en el Ejército de Tierra asciende a 15.500 militares y 600 civiles.

Pese a estas disoluciones, el informe remitido por Defensa asegura que la transformación de las Fuerzas Armadas se saldará con un aumento neto "superior a los 11.000 efectivos, fundamentalmente de tropa". Ello se debe a que la mayoría de las unidades disueltas estaban "huecas"; es decir, con una cobertura ínfima de personal. De hecho, la plantilla teórica era de al menos 102.000 soldados, mientras que en realidad apenas superaban los 70.000. Ahora se ha fijado un techo más realista: 85.000.

Defensa sostiene que el personal de las unidades disueltas pasará a incrementar la plantilla de otras unidades de la misma base o guarnición, por lo que los efectivos por provincia no tienen por qué reducirse e incluso pueden aumentar. El informe evita citar casos concretos, pero advierte de que, "en Burgos y Baleares, la disolución de unidades logísticas afecta también al personal civil, que será preciso recolocar".

Según el documento, "la creación de unidades de la UME [Unidad Militar de Emergencias] en algunas de las provincias más afectadas por la reorganización contribuye a paliar los efectos de posibles disoluciones o traslados, a la vez que supone inversiones importantes en infraestructura".

De hecho, más de 4.000 de los 11.000 efectivos suplementarios formarán parte de la UME, cuya implantación supondrá una inversión de 136 millones, sólo en obras de infraestructura, hasta 2010. En total, las inversiones detalladas por comunidades autónomas superan los 230 millones.

El plan es, en todo caso, flexible y la prueba está en que el anejo del decreto aprobado en abril de 2006 fue modificado en febrero pasado para salvar la base aérea de Villanubla (Valladolid) y llevar a Getafe algunas unidades que estaba previsto trasladar a Torrejón de Ardoz (Madrid).

Comentarios