El Nimbus vuelve a Monflorite, sin garantías de futuro

2004041212 vuelo sin motor.JPG

Desde que el Aeropuerto Huesca- Pirineos se puso en marcha, el vuelo sin motor ha sido desplazado de las instalaciones de Monflorite- Alcalá al no poderse desarrollar la actividad con unas mínimas garantías. En los últimos meses el Aeroclub Nimbus se trasladaba a Santa Cilia y tras el paréntesis veraniego ha decidido volver al antiguo aeródromo en un último intento de asegurar la continuidad de este deporte para Huesca a pesar de la precariedad de las instalaciones. Ahora el objetivo es poder hacer realidad la opción de construir un aeródromo nuevo en la zona de La Sotonera entre Bolea y Loarre para lo que se están buscando apoyos por parte del Nimbus.

Las expectativas de futuro no son muy buenas sin contamos que a partir del 5 de diciembre el Aeropuerto Huesca-Pirineos tendrá una intensa actividad en el periodo invernal debido a los vuelos organizados por la empresa Pyrenair para traer esquiadores lo que impedirá durante los fines de semana poder realizar otras operaciones en el aeropuerto y por lo tanto el vuelo sin motor se quedará sin la gran mayoría de las actividades que se realizan durante los sábados y domingos.

Según el Nimbus, “el proyecto del nuevo aeropuerto no tuvo en cuenta las necesidades reales de un centro de vuelo. En ningún momento se quiso escuchar a expertos en vuelo sin motor sobre la idoneidad de los cambios, y el resultado ha sido unas instalaciones inadecuadas que no cumplen los objetivos para los que fueron diseñadas y muy peligrosas para la práctica de esta especialidad”.

 

Como consecuencia de ello, según se indica en un comunicado “la actividad del Aeroclub en 2007 se ha reducido a mínimos,  y el vuelo sin motor en Huesca, deporte que forma parte de la historia de esta comarca desde hace más de 70 años está al borde de su desaparición. El 7 de junio pasado, al amparo de la Presidencia de AENA, se constituyó un grupo de trabajo AENA-Nimbus, con el mandato expreso de encontrar una salida satisfactoria a la situación dentro del mes de junio. A fecha de hoy dicha salida no sólo no se ha encontrado, sino que parece cada vez más lejana. Las propuestas que recibe el Aeroclub parecen más pensadas para encontrar problemas a las soluciones, que soluciones a los problemas”.

El Club Nimbus se queda de las medidas de seguridad de la instalación, “llevamos seis meses esperando que la Dirección del Aeropuerto reponga las mangas de viento de la pista deportiva, elemento básico de seguridad que retiró unilateralmente y sin previo aviso el pasado abril.  Si en seis meses no se ha solucionado un problema tan elemental, no nos sorprende la falta de resolución de las cuestiones de fondo como la anchura y seguridad de las pistas, el acceso a las instalaciones, o los procedimientos de operación”.

En principio el mensaje que se lanzaba era bien distinto puesto que el Plan Director del Aeropuerto, además de garantizar el vuelo deportivo, también hablaba de 15.000 vuelos anuales, por ejemplo este año, cuando ni siquiera se realizarán  1.000 vuelos de veleros en Monflorite-Alcalá en 2007, es decir 15 veces menos de lo previsto en el Plan Director.

 

Además no se entiende como la Ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, aseguró en el Congreso de los Diputados el pasado 22 de marzo que “la única restricción a la práctica del vuelo a vela es que no interfiera en las trayectorias de las maniobras instrumentales de salida y llegada disponiendo del espacio aéreo en torno al aeródromo. La práctica de AENA contradice estas afirmaciones puesto que según el Manual de Operaciones redactado por la Dirección del Aeropuerto de Huesca, no se permite a los veleros circular en la totalidad de la pista de tierra y se nos quiere obligar a estar en el suelo durante el intervalo de media hora antes y después de cada vuelo comercial desde el próximo 5 de diciembre, fecha en la que el Aeropuerto dispondrá de un servicio de control aéreo. Por las características del vuelo sin motor eso equivale a una prohibición real de la actividad”.

 

Por todo ello, desde el Nimbus se insiste que el vuelo a vela se acaba en Huesca y se distribuirá por otros aeródromos como Lleida, La Cerdaña, Benabarre, Igualada  y Sante Cilia de Jaca. También se confía en poder recibir apoyos para poder realizar unas nuevas instalaciones en la zona norte de la Hoya, como ya se ha comentado en alguna ocasión, para poder seguir con esta práctica deportiva fuera del área de influencia del aeropuerto.

Comentarios