Las discotecas ofrecen su colaboración para erradicar el consumo de drogas

La Federación de Empresarios de Salas de Fiestas y Discotecas de España (FASYDE) asegura que los empresarios del Sector no sólo no promocionan el consumo de droga, sino que ponen todos los medios a su alcance para impedir el uso y consumo de estupefacientes en sus establecimientos.

Los empresarios de las discotecas y salas de fiestas de todo el país consideran absolutamente prioritario que las fuerzas de seguridad extremen la vigilancia en fiestas no autorizadas y que tienen lugar en fincas rústicas, playas, y zonas de botellón, a las que asisten gran cantidad de personas, especialmente menores de edad.

Fuentes de la Federación ponen de relieve la gran importancia que esta industria tiene para la economía de nuestro país: “se trata de un sector de alta tecnología, permanente actualizado y que posee un gran prestigio a nivel internacional”. Los empresarios de las discotecas consideran que su sector es uno de los pilares básicos de la oferta turística española: “este hecho es fácilmente comprobable por la simple observación. Hoy en día poseemos una industria con una influencia social de tal naturaleza que demandamos, conjuntamente, con la exigencia de un comportamiento responsable, un reconocimiento a la labor de estimulo a la libertad de creación que realizamos”.

Los empresarios del sector creen que para lograr este objetivo es imprescindible desvincular la imagen de las discotecas de la proliferación de sustancias ilegales. Por eso, demandan de las autoridades la implantación de medidas más ágiles y contundentes de disuasión del consumo de estupefacientes, una labor en la que deben vincularse los propios establecimientos: “creemos que la implicación activa de las discotecas y las salas en la erradicación del consumo de drogas es absolutamente fundamental”. Para lograr este objetivo, las discotecas y salas musicales españolas cuentan con la colaboración de sus entidades asociativas, que ejercen el papel de interlocutor del sector con las autoridades y de instrumento de cooperación activa entre las miles de salas y discotecas de todo el país. “Si los empresarios de discotecas somos capaces de crear tendencias entre la juventud, ¿porqué no aprovechar esa enorme influencia para ayudar a las autoridades a implantar entre los jóvenes una cultura de rechazo a los estupefacientes, como complemento a la labor primaria que deben ejercer tanto padres como educadores?”

El sector reitera su ofrecimiento de colaboración y participación en los planes estratégicos que se puedan establecer para atajar el consumo de drogas, en los que debería darse una importancia capital a la formación, tanto de los propios jóvenes como de los trabajadores de las discotecas y salas de fiesta de todo el país.

Comentarios