David Ruiz y Alberto Badel, el futuro del atletismo barbastrense

David Ruiz y Alberto Badel

Los atletas cadetes de Hinaco Monzón, David Ruiz y Alberto Badel, participaban esta semana, en Radio Barbastro, en una tertulia de atletismo junto a sus entrenadores, Wolfram Scholz y Fernando García Herbera “Phondy”, respectivamente. En el espacio radiofónico, los cuatro analizaban los resultados del reciente Campeonato de España Cadete y hablaban de los objetivos establecidos para la nueva temporada que está a punto de comenzar, en la que, tanto Ruiz como Badel se estrenarán en categoría juvenil.

Para Scholz, las dos medallas de oro de su pupilo en el Nacional, son el resultado de la constancia en los entrenamientos. Los dos años de trabajo conjunto de ambos se plasmaban, recientemente, en los títulos de Campeón de España Cadete de David Ruiz en martillo y disco con 62.37 y 51.38, respectivamente. Con la proyección de este joven atleta, Hinaco Monzón, mantiene intacta la tradición que siempre ha habido, en el club, de lanzadores.

Según el entrenador alemán, el futuro de los lanzamientos en España, está asegurado porque “hay físico aunque no demasiada técnica y eso se refleja en los resultados”.

En el caso de Alberto Badel, el de Lorca, fue su primer campeonato nacional y el barbastrense logró meterse en la final de 1.000 metros y firmar un excelente noveno puesto. Su entrenador, García Herbera “Phondy”, recordaba que cuando el joven atleta se incorporó a su grupo de entreno lo hizo con una marca de 3.14 y la actual temporada la ha cerrado con 2.43.85, un registro que pone de manifiesto “la buena proyección y trayectoria de Alberto refrendada además por la constancia en los entrenos”.

Para Phondy, el futuro del medio fondo pasa por las categorías nacionales en las que “se corre mucho por las condiciones físicas innatas de dada atleta”. Los tiempos que se dieron en el Nacional Cadete, recuerdan al técnico, los registros que, en esa categoría, hacía Eliseo. Los atletas que corren por debajo de 2.40 siempre destacan por encima del resto pero, Phondy, señalaba que después hay que aguantar “el entrenamiento duro y la disciplina para ser el mejor”.

El secreto para lograr que, jóvenes de quince o dieciséis años, sean constantes en una dinámica de entrenamiento y trabajo, reside, para los cuatro, en encontrar en las pistas de atletismo de Monzón “espejos en los que reflejarse”. Consideran fundamental que se practique atletismo o cualquier otro deporte “no por imposición u obligación” sino por “gusto, puesto que, después quien lo sufre es el deportista”.

El futuro más inmediato de los dos atletas es una incógnita, puesto que, esta temporada, ambos se estrenan como juveniles.

En el caso de David Ruiz este cambio supone aumentar, en un kilo, el peso de los artefactos, es decir, este año en pista cubierta, competirá con peso de 5 kg aunque, su entrenador no cree que tenga demasiadas dificultades para superar el cambio. Los objetivos pasan por hacer mínimas para participar en los campeonatos nacionales de pista cubierta y aire libre.

Para Alberto Badel, con el paso de cadete a juvenil, aumentarán las sesiones de entreno, los kilometrajes y aparecerán nuevos ingredientes en el entrenamiento como es el trabajo en un gimnasio. El joven barbastrense tiene sus objetivos establecidos, según Phondy “en los entrenos y el trabajo para adaptarse a la categoría”, además de realizar lo mejor que pueda la campaña invernal de cross para preparar la temporada al aire libre en la que se manejará en otras distancias “desconocidas hasta ahora” como 800, 1.500 ó 5.000.

Tanto para David como para Alberto, a pesar de tener bastante ganado, queda todavía mucho trabajo por delante para convertirse en el futuro en atletas de referencia en el panorama aragonés y nacional.

Comentarios