Las precipitaciones en Aragón descienden hasta 75 litros por metro cuadrado y las temperaturas aumentan un grado en los últimos cincuenta años

Esta es una de las conclusiones del Atlas climático de Aragón que ha presentado el consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, y que ha elaborado el Departamento de Medio Ambiente con la colaboración de la Universidad de Zaragoza y científicos de distintas instituciones. El trabajo, que ha analizado 14 millones de datos, tiene como objetivo mejorar los conocimientos sobre el clima y sus tendencias, y se enmarca en las acciones del Gobierno de Aragón sobre cambio climático

De los datos analizados se extraen algunas tendencias del clima en los últimos cincuenta años, como es la disminución en las precipitaciones de entre 60 y 75 litros por metro cuadrado en el último medio siglo, a razón de entre 12 y 15 litros por metro cuadrado cada década.La evolución de las temperaturas también se cifra en un aumento de entre el 0,05 y 0,25 grados por década, lo que supone un ascenso de entre 0,5 y 1 grado desde el año 1950.

El consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, ha presidido el acto de presentación del Atlas climático de Aragón, un ambicioso trabajo de investigación realizado por el Departamento de Medio Ambiente con la colaboración con la Universidad de Zaragoza y un equipo de más de veinte investigadores de diferentes universidades e instituciones científicas.

 

El análisis de más de 14 millones de datos realizado para la elaboración de este trabajo da una amplia información sobre la complejidad climática de Aragón y sobre tendencias del clima en los últimos cincuenta años, como el descenso de las precipitaciones y el ascenso de un grado en las temperaturas.

 

En la presentación del Atlas también han participado la directora general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, Marina Sevilla; el presidente de la Asociación Española del Clima y miembro del Departamento de Geografía y Ordenación del Territorio de la Universidad de Zaragoza, José María Cuadrat; y Fernando López Martín, coordinador técnico del proyecto por parte del Departamento de Medio Ambiente.

 

 

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN

 

Alfredo Boné ha destacado el gran trabajo realizado por un “excelente equipo de investigadores para elaborar este catálogo cartográfico que realiza una fiable fotografía de la complejidad climática de Aragón”. Boné ha subrayado la importancia de este trabajo científico como herramienta esencial para conocer las circunstancias concretas del clima en Aragón y sus tendencias, lo que servirá para establecer estrategias de lucha contra los efectos del cambio climático .

 

El Atlas se suma a otras iniciativas encaminadas a la lucha contra este fenómeno como la creación de la Oficina Aragonesa contra el Cambio Climático, la puesta en marcha del Aula de Medio Ambiente Urbano, la elaboración de la Estrategia Aragonesa contra el cambio climático, la iniciativa “Actúa con Energía”, el impulso a las compras verdes, el paquete de medidas ejemplificantes para la administración, la organización del congreso de regiones de Europa (ENCORE) sobre agua y cambio climático o la participación en los principales foros mundiales.

 

MÁS TEMPERATURA Y MENOS PRECIPITACIONES

 

De los datos analizados se extraen algunas tendencias del clima en los últimos cincuenta años, como es la disminución en las precipitaciones de entre 60 y 75 litros por metro cuadrado en el último medio siglo, a razón de entre 12 y 15 litros por metro cuadrado cada década.

 

La evolución de las temperaturas también se cifra en un aumento de entre el 0,05 y 0,25 grados por década, lo que supone un ascenso de entre 0,5 y 1 grado desde el año 1950. Estos datos muestran las tendencias del clima en el intervalo de tiempo 1950-2002, aunque para saber la evolución hacia el futuro de forma directa habrá que desarrollar herramientas de modelización climática.

 

 

CARACTERÍSTICAS CLIMÁTICAS DE ARAGÓN

 

Las características del clima de Aragón obedecen al comportamiento de la atmósfera sobre nuestras latitudes, y a la interferencia de rasgos oceánicos y mediterráneos. Pero los rasgos más sobresalientes de nuestro clima se relacionan con la posición interior de la región en el contexto peninsular, al abrigo de los Pirineos y del Sistema Ibérico, a las acusadas diferencias altitudinales entre la montaña y el llano así como a la propia configuración topográfica de los espacios montanos y de la depresión del Ebro.

 

Actuando de forma conjunta, estos factores explicarían los caracteres esenciales del clima de Aragón. En primer lugar la aridez, claramente reflejada en las tierras del eje del Ebro y condicionante histórico para la ocupación del territorio. En segundo lugar la irregularidad de las lluvias, una característica propia de todos los climas con matices mediterráneos, por la que a años muy secos pueden suceder otros lluviosos que anulan toda significación real de los valores pluviométricos medios. En tercer lugar, como consecuencia del alto grado de continentalidad de la región, los extremados contrastes térmicos que se establecen entre un invierno frío y severo y un verano cálido y prolongado. Y por último, como cuarto rasgo característico no podemos dejar de señalar el viento, en particular la intensidad y frecuencia del cierzo, viento del noroeste dominante en la región.

 

 

APARTADOS DEL ATLAS

 

El Atlas Climático de Aragón ofrece un completo catálogo cartográfico compuesto por más de 166 mapas de las variables climáticas más significativas y que va a contar, además, con una versión electrónica basada en el visualizador cartográfico Miramón.

 

Antes de entrar en el apartado cartográfico, se dedica un apartado a cuáles son los factores condicionantes del clima aragonés en el capítulo II, que describe el marco atmosférico que gobierna nuestro clima y los caracteres de tipo geográfico que supeditan su plasmación espacial. Posteriormente, los autores han querido hacer referencia en el capítulo III a las metodologías empleadas para la elaboración de la base de datos climáticos y el control de su calidad en relación con la longitud de las series, relleno de series incompletas y homogeneidad.

 

El núcleo central del trabajo lo constituye el completo catálogo cartográfico que se presenta en su capítulo IV. Ordenado en 14 apartados, allí se presentan las diferentes variables climáticas cartografiadas: radiación potencial, precipitaciones y otros meteoros asociados, como la nieve y el granizo, sequías, temperaturas medias y registros térmicos excepcionales, heladas, evapotranspiración potencial, balance hídrico, aridez, así como una detallada referencia a los vientos en superficie. El amplio apartado referido al clima regional se cierra con una propuesta de división y clasificación climática de Aragón, con la que se ha intentado sintetizar en un limitado número de tipos climáticos todo el rico mosaico de contrastes que temperaturas y precipitaciones adquieren en el solar regional.

 

Por último, se hace una incursión en la modificación local del clima, el conocido como clima urbano, y con ello en su componente más característica: las islas de calor, cartografiadas en el entramado urbano de las tres capitales de provincia aragonesas y analizada más en detalle en el caso de la de Zaragoza.

 

El Atlas Climático de Aragón contiene, además, un capítulo dedicado a la evolución del clima en el pasado. Allí se aporta información sobre los eventos climáticos más importantes acaecidos en el solar aragonés en un ámbito temporal que abarca el último medio millón de años, prestando especial atención a lo sucedido a lo largo del Holoceno, los últimos 11.000 años de historia de la Tierra, y en especial en las últimas centurias, referencia inexcusable para valorar mejor la situación climática actual al poderse situar ésta en un contexto temporal más amplio.

 

Finalmente, se incluye un anexo con tablas resumen que contienen información estadística de un amplio conjunto de variables climáticas de observatorios meteorológicos representativos de distintos ambientes climáticos de Aragón. Esta información se completa con el CD que se adjunta a este Atlas y que recoge las series de datos de temperatura y precipitación de todos los observatorios meteorológicos utilizados en este Atlas. El trabajo se completa con un extenso apartado bibliográfico en el que se han incluido los trabajos utilizados como referencia, así como una selección de aquellos considerados imprescindibles.

Comentarios