Cartas al director: ¿A quién quieren engañar los de Periferias ?

Francisco Domínguez

"15.000 espectadores" decían el otro día los técnicos del Área de Entretenimiento y Espectáculos del Ayuntamiento de Huesca. Y dicho en semejante tono triunfal, es como si un tercio de los oscenses hubiera pasado por allí; cuando todo el mundo sabe que la mitad larga de los asistentes a los actos recibieron entradas de regalo.

Porque ése es el problema de Periferias. Como está diseñado por y para los cuatro amiguetes de siempre que programan según sus propios gustos, la afluencia ha de ser por fuerza escasa ?y por fuerza compensada con el regalo masivo de invitaciones a todo el funcionariado oscense, que es mucho. Así, por lo menos, se cubren las apariencias y la concejala del área, la socialista Teresa Sas, puede decir ante los medios que el festival ha sido un éxito apabullante.

Pero todo el mundo sabe que esa aseveración es falaz. La única verdad es que con dinero se consiguen muchas cosas: montar un festivalito como este para salir en la tele, contratar a grandes nombres del espectáculo, llenar la ciudad de cartelitos, copar las páginas de los periódicos... Y todo con fondos públicos. Y claro, los poderes públicos no tienen competencia, porque gracias al dinero de los contribuyentes han logrado ahogar la iniciativa privada en materia cultural. Y eso que aseguraban los técnicos del gremio que la cultura generaba riqueza... ¡en un congresucho pagado con dinero público! Lo más curioso de todo es que las críticas a la cultura del espectáculo del PSOE sólo se prodiguen en las mesas de los cafés y que los medios no se hagan eco. No me extraña: aquí nadie critica nada por miedo... a ser criticado (cuando no represaliado). Pero, si se paran Vds a pensar, es normal que los medios no critiquen abiertamente: si el ayuntamiento organiza un concierto, ahí tenemos a P.J. Gállego (amiguito de Lles y Javierre, músico en sus ratos libres) que escribe un artículo laudatorio y sin tacha (algo hemos mejorado: antes era el mismo Lles quien los escribía); si el concierto es en Pirineos Sur, Lles se ocupa de las alabanzas. Así "to er mundo e güeno", faltaba más. Todo mentiras, perfectamente extrapolables al resto de actividades culturales organizadas por el PSOE: ¿se han percatado Vds de que ninguna exposición, teatro, concierto, ha merecido jamás la menor crítica negativa en esta ciudad?

Ni Pirineos Sur, ni Huesca Imagen, ni Periferias, ni la Feria de Teatro han recibido nunca una opinión contraria en los medios, a pesar de que en la calle la gente se quejara de favoritismos, de elitismo provinciano, y, sobre todo, del descarado amiguismo que se trasluce. Porque en Huesca todos nos conocemos, y nos percatamos de que son los coleguitas de los técnicos del ayuntamiento los que se llevan el gato al agua: los Javierre, Arbués, los inevitables Holy Trinity (hasta en la sopa!), Pérez Terré (el director de "Estoesloquehay"), etc etc; todos ellos puestos al servicio del partido. Domesticada, vendida, la cultura se convierte en un mero reclamo publicitario para los fines populacheros del PSOE. Siendo amigos de los gurús de medio pelo de la cultureta, se les encarga proyectos de todo tipo: dirección de ferias, edición de discos, participación en el CDAN, grafismos varios. Y, entre ellos, se devuelven los favores: pinchar discos en tal festival "rural", crónicas ditirámbicas en los periódicos, entrada gratuita a espectáculos, actuaciones varias a cargo de fondos públicos. Cómo, ¿qué no saben Vds quiénes son? Acudan al próximo espectáculo musical en el Matadero y los verá sentados en la última fila, iniciando los fuertes aplausos de cada fin de canción. En fin, si algo ha conseguido el partido de ZP es fagocitar a los creadores a golpe de talonario. Con la cultura amansada, cómo ha de ser posible la renovación en las ideas, en el pensamiento, en los hábitos. Los creadores se convierten, de esta manera, en artífices del conservadurismo.

Comentarios