El Gobierno autoriza las obras de tres tramos de la autovía Huesca-Pamplona

El Consejo de Ministros autorizaba en su reunión de este viernes la licitación de tres tramos de la autovía Huesca-Pamplona. En total son 10,1 kilómetros, con una inversión que alcanza los 77,3 millones de euros. Son los tramos embalse de Jabarrella-Sabiñánigo Sur, Sabiñánigo Sur-Sabiñánigo Este y límite provincial de Huesca-barranco de las Colladas (provincia de Zaragoza).

Los tres tramos pertenecen al itinerario Huesca-Pamplona, que suma la A-23 y la A-21. La primera autovía sigue el trazado de la carretera N-330, y la segunda el de la N-240. El itinerario de la autovía Huesca-Pamplona comprende un recorrido de forma triangular, cuyos vértices serían las localidades de Huesca, Sabiñánigo y Pamplona.

AUTOVÍA A-23

El tramo entre el embalse de Jabarrella y Sabiñánigo Sur tiene una longitud de 2,12 kilómetros. Cuenta con un presupuesto de licitación de 19,2 millones de euros. El trazado de este tramo cruza mediante un viaducto el río Gállego y discurre próximo a la vía férrea Huesca-Canfranc. Se aleja del ferrocarril y cruza de nuevo el río mediante un segundo viaducto.

El tramo Sabiñánigo Sur-Sabiñánigo Este tiene una longitud de 2,6 kilómetros y un presupuesto de licitación de 25,3 millones de euros. El trazado se desarrolla básicamente de Suroeste a Norte, a lo largo del término municipal de Sabiñánigo. Es paralelo a la actual N-330, llegando a ocupar parte de la misma (en unos 260 metros).

AUTOVÍA A-21

El tramo límite provincial de Huesca-barranco de las Colladas (provincia de Zaragoza) tiene un presupuesto de licitación que asciende a 32,7 millones de euros. El tramo discurre en sentido Este-Oeste, paralelo a la actual N-240, con una longitud de 5,4 kilómetros.

La autovía salva un pequeño puerto mediante un viaducto de 280 metros de longitud; además, se proyecta un viaducto para salvar el barranco de Assó-Veral; el tercer viaducto del tramo, con una longitud de 140 metros, salva un profundo barranco entre dos terrazas del río Aragón.

Comentarios