El Gobierno de España autoriza las obras de la Autovía A-23 en dos tramos de Sabiñánigo

Corresponden al embalse de Jabarrella a Sabiñánigo-Sur y desde este último a Sabiñánigo-Este y con un presupuesto cercano a las 45 millones de euros. Pertenecen ambos al itinerario entre Huesca y Pamplona, que prevé una autovía de nuevo trazado siguiendo el corredor de las carreteras N-330 y N-240. El itinerario de esta autovía comprende un recorrido de forma triangular que tendría como hipotéticos vértices las localidades de Pamplona, Huesca y Sabiñánigo.

El tramo entre el embalse de Jabarrella y Sabiñánigo, Sur, tiene una longitud de 2,12 kilómetros. Cuenta con un presupuesto de licitación de 19.247.455,36 euros. El trazado de este tramo parte del anterior Lanave-embalse de Jabarrella, cruzando mediante un viaducto el río Gállego en sus inicios y discurriendo próximo a la vía férrea Huesca-Canfranc, de la que se separa un mínimo de 50 metros.

Tras alejarse del ferrocarril, cruza nuevamente el río Gállego mediante un segundo viaducto, a la altura de la Central Eléctrica de Sabiñánigo. Posteriormente cruza la N-330, lo que hace necesario su reposición mediante un paso superior, finalizando el trazado en paralelo a dicha carretera y conectando con el tramo siguiente previsto, SabiñánigoSur, a SabiñánigoEste. Se han proyectado cinco tramos de caminos para reponer los afectados por las obras o conectar con pasos a desnivel, con el fin de asegurar la permeabilidad el tramo.

El tramo de Sabiñánigo (Sur)-Sabiñánigo (Este), es de 2,6 kilómetros de longitud, cuenta con un presupuesto de licitación de 25.358.857,53 euros. El trazado se desarrolla básicamente de Suroeste a Norte, a lo largo del término municipal serrablés, sensiblemente paralelo a la actual N-330, ocupando parte de la misma, en unos 260 metros.

El tramo se inicia en una zona de desmonte. Entre los pp.kk. 0,100 y 1,200 se proyecta un muro en mediana debido a la diferencia de cota entre las dos calzadas y se diseña una estructura de un solo vano para salvar el Canal de Sabiñánigo con el vial de un camino que lo cruza superiormente.

En el punto kilométrico 0,720 se plantea de nuevo una estructura de protección de calzada, de unos 340 m, para la calzada derecha. En esta zona la mediana se abre de 2 a 8 metros con el fin de mejorar la visibilidad en la zona. Posteriormente, la autovía vuelve a girar a la izquierda y cruza sobre el Río Basa, mediante un viaducto de 80 metros de longitud.

Sobre los terrenos llanos de Sabiñánigo, la traza se unifica con el corredor actual de la Variante Este de Sabiñánigo, empleando para la calzada este o izquierda, el trazado de la carretera existente y para la oeste, un desdoblamiento de vía. Tras discurrir en recta durante unos 260 metros, pasa sobre el nuevo enlace entre la carretera N-330 y N-260.

Se prevén las obras en la semiglorieta oeste de este enlace, diseñándose el ramal de acceso a Sabiñánigo y el ramal de salida hacia la población de Latas, así como, el ensanchamiento de los estribos Oeste del enlace, aletas de acompañamiento oeste, tablero de vigas oeste, calzada oeste y parte de la calzada este hasta alcanzar ensanchamiento de visibilidad 100 km/h.

Comentarios