El ayuntamiento de Huesca celebra al año entre 65 y 70 bodas

20021031domingo malo.jpg

Cada vez son más los oscenses que deciden casarse por lo civil y lo hacen en el ayuntamiento de Huesca. El concejo sólo celebra bodas los sábados y algún víspera de fiesta, pero hay fines de semana en los que está más que solicitado, ya que al año se pueden celebrar entre 65 y 70 bodas, una cifra que ha ido aumentando con el paso de los años. El concejal de Relaciones Institucionales, Domingo Malo, es el que más ceremonias de este tipo ha celebrado hasta la fecha; lleva 110 en su haber, y con el paso del tiempo han ido ganado en vistosidad y buen gusto.

Malo explica que, tanto los concejales como los funcionarios municipales intentan organizar lo mejor posible este día, para que sea una ceremonia a gusto de los novios y de sus invitados. A la vista de lo frías que eran las bodas por lo civil en los juzgados, se decidió en el ayuntamiento de Huesca que había que dar el calor que merece a una fecha tan importante y señalada para los novios.

Lo que sí que se ha trasladado de las bodas religiosas a las civiles es la costumbre de arrojar arroz a los recién casados al término de la ceremonia. Además de arroz, en los últimos tiempos se tiran también confettis, pétalos de rosa, y otros productos más peligrosos como garbanzos. Para poder costear los gastos de la boda y también de limpieza posterior, el ayuntamiento cuenta con una tasa de bodas, que para 2008 será de 120 euros. El ayuntamiento será quien, tras la ceremonia, se encargue de la limpieza de los aledaños del Palacio Consistorial, a través del área de medio ambiente.

Además de la fórmula tradicional tan breve, las bodas civiles en el ayuntamiento se completan con las palabras que dirigen los concejales encargados de la boda a los contrayentes, además de lectura de poemas u otros escritos, si así lo desean los novios, y por supuesto, música.

Comentarios