El cocinero Jordi Tugues ensalza la restauración y la pastelería oscense

La Escuela de Hosteleria de Huesca continúa con sus clases especializadas de cocina con el tercer curso de los Talleres Gastronómicos que organizan la Asociación de Hostelería y el IES San Lorenzo, en este caso el cocinero Jordi Tugues presentó diferentes consejos sobre una de las labores fundamentales en la cocina moderna, los aperitivos. El cocinero de Lérida recomienda unos aperitivos que llamen la atención al comensal pero que no sean demasiado laboriosos a la hora de su elaboración.

Jordi Tugues ensalzó la restauración y la pastelería oscense, y comentó que Huesca es una referencia en todo su entorno, ya que para una ciudad de tan sólo 50.000 habitantes existe un nivel muy alto.

Jordi Tugues comenzó su experiencia en la cocina en Francia, país de referencia mundial en la cocina, que según el propio cocinero va perdiendo terreno día a día respecto a la española. El cocinero ilerdense llegó a su tierra en el año 1993 a una afamada pastelería, en la que poco a poco fue redefiniendo su estilo hasta compatibilizar los productos pasteleros con sus afamados aperitivos.

El cocinero reconocía que la pastelería y la restauración son dos campos muy diferentes que deben ser abordados de forma diferente, ya que los requerimientos de sus respectivos clientes son muy diferentes.

Dado de bacon con compota de manzana y dátil, Tempura vegetal con salsa de soja a la miel, Espuma de patata con ‘botifarra’ negra y polvo de kikos, Barandada de bacalao con puré de piquillos y aceituna verdial, Tubo de agua de pimiento escalivado con crema de anchoas, Ravioli de huevo de codorniz e ibérico y Coca de tartar de atún con aguacate y microvegetales. Esas fueron algunas de las exquisiteces que preparó Jordi Tugues Raimar en el Taller de Gastronomía dedicado a los ‘Aperitivos’ que ofreció ayer en la Escuela de Hostelería y Turismo San Lorenzo de Huesca.

Comentarios