Cartas al director : Los primos de Rajoy y Zapatero

Francisco Domínguez

Doctor en Filosofía y Letras

Profesor de la Universidad de Zaragoza

Mariano Rajoy demostró una frívola despreocupación cuando dijo que su primo ,físico nuclear, no creía en la existencia del calentamiento global. Esa intervención dejó a las claras el pobre bagaje medioambiental del líder del PP y candidato a la presidencia estatal para las próximas elecciones. El PSOE todavía se está frotando las manos.

José Blanco, secretario de organización socialista, comentó sonriente que lo que lamentaba el partido de Rajoy es no liderar la cuestión medioambiental en torno al cambio climático. Pero, ¿acaso el PSOE puede apuntarse ese mérito?.

La respuesta es rotundamente negativa. El PSOE, desde el gobierno del Estado, ha proyectado y está ejecutando un costosísimo programa de infraestructuras carreteras: el PEIT (Plan General de Infraestructuras) tendrá como consecuencia directa que el coche y el camión sean los medios preferentes para el transporte de viajeros y mercancías. Algo que cuadra bastante mal con la pretendida intención socialista de reducir las emisiones a la atmósfera y cumplir así Kioto, pues el tráfico rodado es el responsable del 40% de esas emisiones.

Un partido como el PSOE que, por otra parte, ha decidido apostar por el carísimo y derrochador AVE cargándose al mismo tiempo el necesario ferrocarril de cercanías no puede jactarse ya de liderar un cambio en las actitudes con respecto al calentamiento global. Hoy por hoy, el populista discurso sobre las infraestructuras está manchado de graves sospechas: ningún gobierno que contribuya a llenar el país de coches resultará creíble en su afán de reducir las emisiones de CO2 ?y, por consiguiente, mentirá si pretende al mismo tiempo luchar contra el cambio climático. Un discurso, AVE y hormigón, del que participa la inmensa mayoría del arco parlamentario ?salvo honrosas excepciones, abanderadas de un cambio en la concepción de los transportes y el medio ambiente.

Cuidado pues con el sentido de nuestro voto en las próximas generales, pues si Rajoy presume de primo físico nuclear, el PSOE puede jactarse de que el suyo es constructor y fabricante de hormigón.

Comentarios