Estas navidades gastaremos más en juguetes

2003110806 juguete.jpg

Todos los años antes de llegar las navidades nos preguntamos cuáles serán los juguetes estrella en esta ocasión. La Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ) presentaba recientemente los Juguetes Estrella 2007-08, una selección de los 50 juguetesmás sorprendentes e innovadores del sector juguetero español. Este año gastaremos cerca de 200 euros por niño.

Este año el protagonista será el juguete clásico que incorpora grandes novedades con el fin de actualizarlo y adecuarlo al periodo actual. Así, nuevas aplicaciones electrónicas, la adecuación a la sociedad actual en el caso de las muñecas, o el rediseño de algunos clásicos marcan una clara tendencia en el sector a la hora de dirigirse al público infantil. Todo ello, sin olvidar los valores del juego clásico: educación, convivencia, diversión y desarrollo de la imaginación.

De nuevo, los productos con licencia se situarán en un espacio destacado en esta campaña, como es el caso de los juguetes relacionados con la automoción, los últimos estrenos cinematográficos, superhéroes, dibujos animados o grandes marcas del mundo de la música.

En lo que a cifras se refiere, el consumo medio en lo que va de año ha crecido un 11,5%, hasta el mes de agosto de 2007 la exportación estaba marcada por un crecimiento del 20,2% que, de mantenerse, refleja un cambio de tendencia respecto a los últimos ejercicios, la renovación de los juguetes clásicos marcará esta campaña, y el 40% de la producción del sector juguetero se destina a la exportación.

Por otro lado, y con el fin ayudar en el proceso de la elección de juguetes por parte de los consumidores, la AEFJ edita una serie de consejos útiles a tener en cuenta como: Comprobar que el juguete lleve la marca CE, obligatoria, que las instrucciones estén en castellano y que esté identificado perfectamente su fabricante o responsable de su comercialización.

Atender a los intereses de los menores y asegurarse de que el juguete es adecuado a su edad. No dejarse engañar por diferencias de precios excesivos en productos aparentemente iguales: pueden ser copias o estar poniendo en riego la seguridad por ofrecer un mejor precio.

La diferencia suele estar en peores materiales, malos acabados o deficiente funcionamiento, aspectos que pondrán en riesgo la seguridad de los usuarios. Leer las instrucciones, comprobar el juguete antes ponerlo en manos del niño. Si es posible, montarlo y comprobar su funcionamiento antes de entregarlo al menor.

Guardar las instrucciones y el envase (casi siempre muy útil para guardar el juguete en casa una vez usado), y conservar el ticket de compra, por si procediese reclamación. No esperar a última hora. Las novedades se agotan y los precios se dispararán.

Comentarios