María José Pueyo vencedora de la Carrera de la Mujer de Zaragoza

En la novena edición de esta prueba organizada por las revistas Sport Life y Runner’s World junto con el Ayuntamiento y el Club Olimpo, ha vuelto a reunir este año a más de 2.000 mujeres de todas las edades por una causa solidaria, la lucha contra el cáncer de mama. La siguiente parada de María José, el próximo domingo en el duro Cross de Torredonjimeno en Jaén

En cuarto lugar llegaba Luisa Larraga, que como la serrablesa no optaban a la clasificación final del circuito nacional al ser para ambas era la primera carrera de la mujer en la que participaban este año, y en quinto lugar la atleta del Hinaco Monzón Nuria Sierra.

En lo puramente deportivo la incógnita estaba en saber quién lograría la victoria en la carrera. Las atletas internacionales María Abel, Luisa Larraga, Sara Valderas y María José Pueyo eran las cuatro candidatas, pero ya al paso del primer kilómetro la gallega Abel y la serrablesa se habían destacado dejando en un segundo grupo a Larraga y Valderas. Después de más de cuatro kilómetros a un fuerte ritmo las dos maratonianas del atletismo Olimpo hacían su aparición en la recta de meta juntas.

Cuando todo indicaba que la victoria de la carrera se iba a decidir al sprint ambas atletas, grandes amigas fuera del asfalto desde hace ya unos años, decidían entrar en meta cogidas de la mano poniendo así un broche de oro a una mañana solidaria.

Finalmente ambas recibían su premio, ya que María José era declarada ganadora por los jueces de la carrera y por el chip de su zapatilla, que así lo indicaba, y por su parte María Abel se hacía con la victoria final del Circuito Nacional de la Carrera de la Mujer 2007. Tras ellas entraba en tercera posición Sara Valderas, que a su vez alcanzaba la segunda posición de la clasificación general del circuito.

La serrablesa restaba importancia a la victoria pero estaba feliz por volver a reencontrarse con las buenas sensaciones, “siempre es bonito ganar en Zaragoza delante de muchos amigos, pero por lo que me voy verdaderamente contenta es porque he aguantado el ritmo de carrera de María y después de sufrir en Atapuerca hoy he vuelto a disfrutar”. Además la carrera tiene un significado especial para la de Sabiñánigo, “aquí lo importante era apoyar la lucha contra el cáncer de mama y nosotras aportamos nuestro granito de arena. Hay que aplaudir a las más de dos mil mujeres que hoy se han vestido de corto, ellas se merecen todo nuestro respeto y admiración. En esta carrera ganamos todas”.

Comentarios