La Diócesis de Huesca apela a la generosidad de los católicos en el día de la Iglesia Diocesana

El penúltimo domingo del Año litúrgico se celebra, tradicionalmente, el día de la Iglesia Diocesana. En esta ocasión, este domingo 18 de noviembre, el lema es "Todavía nos queda tanto por hacer... Participa". Tiene dos frentes: por una parte, dar gracias por la Iglesia Diocesana, por las parroquias y grupos, por el Obispo, los sacerdotes, religiosos, catequistas y voluntarios en tareas sociales o litúrgicas. Por otra, se invita a pensar cómo se puede colaborar más y mejor, personal y económicamente, en la comunidad cristiana. Y es que, hacen falta recursos económicos para que la Iglesia pueda desarrollar su tarea.

A lo largo de estos días, en las parroquias se van a repartir sobres que contienen un díptico con una carta del obispo y una explicación del cambio de la financiación de la Iglesia Católica en España. Igualmente, tiene un resumen de las cuentas del Obispado de Huesca y un boletín para poder domiciliar donativos periódicos.

La cuenta de resultados del Obispado de Huesca, el pasado 2006, arroja un déficit de algo más de 32.000 euros. Se obtuvieron 1.239.000 euros de ingresos, mientras que los gastos ascendieron a 1.271.000 euros. Dentro de lo que son los Ingresos, hay que remarcar, entre otros asuntos, que se recibieron de las aportaciones de las Parroquias, 78.000 euros; de donativos de los fieles, 85.000. La Conferencia Episcopal aportó 731.000 euros y de patrimonio llegaron casi 195.000 euros. En el capítulo de Gastos, se dedicaron 777.000 euros a la retribución de los agentes de pastoral; 92.000 euros para actividades pastorales y asistenciales; 123.000 euros para conservación de edificios y 150.000 euros para gastos de funcionamiento.

En la diócesis de Huesca se contabilizan un total de 210 parroquias, con 93 sacerdotes diocesanos incardinados en ella. El pasado año, se bautizó a 340 niños, hubo 183 Confirmaciones, 392 Primeras Comuniones y 255 Matrimonios.

Comentarios