FAPAR apuesta por medidas educativas y ocio saludable para los jóvenes de Huesca

En pleno debate del ocio en la ciudad de Huesca la Federación de Padres ha realizado un comunicado en el que solicita la puesta en marcha de programas para los más jóvenes y pone como ejemplo iniciativas como Z 51 y la Onda que son alternativas de “ocio saludable” FAPAR señala que “no nos parece que la solución a este tema pase por crear un macrocentro y trasladar los problemas a un único lugar. Creemos que en la ciudad hay recursos y se deberían de aprovechar, al margen de generar otros nuevos”.

Las familias, se indica “vemos que la concepción del ocio nocturno durante el fin de semana se ha modificado y que se ha creado una industria importante a su alrededor. Nuestros hijos e hijas mayores se han adaptado a este cambio y nuestros hijos e hijas menores se lo están encontrando”.

Para FAPAR se debería de lograr que los programas (Z 51, La Onda, Apertura de Centros...) cumplan con uno de los objetivos para los que nacieron: dar alternativas de ocio saludable a nuestra juventud. En este momento, se añade “ sabemos que la tarea de educar no es competencia exclusiva de las familias, por el contrario creemos que es tarea de todos: familia, centro educativo, administración, policía, asociaciones, peñas… Por lo tanto nuestros objetivos deben ser comunes”.

Para FAPAR es fundamental crear canales de participación para los jóvenes. El tiempo de ocio debería de ser más participativo y menos consumista. Ellos se dice “necesitan espacios donde relacionarse, comunicarse y divertirse para crecer en todos los órdenes y donde ellos sean los protagonistas. No se puede plantear el ocio para los jóvenes al margen de sus gustos y sin contar con sus opiniones porque está comprobado que de esa manera se aboca al fracaso”.

A las familias les preocupa las consecuencias que están teniendo las conductas de algunos jóvenes en este sentido, la suciedad, los problemas de convivencia, etc.. así como su propia seguridad, y desde luego el consumo desmesurado de bebidas alcohólicas.

ero nos preocupa porque de por sí nos parece un problema que hay que abordar con medidas educativas y formativas y no punitivas, y no porque lo hagan dentro o fuera de los bares o discotecas.

Comentarios