Unos 6.000 ecuatorianos se dan cita en Torreciudad

Unos 6.000 ecuatorianos peregrinaron este sábado hasta el Santuario de Torreciudad para festejar la solemnidad de la Virgen del Quinche, patrona del país latinoamericano. Y lo hicieron reviviendo las tradiciones y costumbres más populares de su tierra como son los bailes y la música folclórica de Quito.

 

Los actos, presididos civilmente por el Vice-Consul de la república en nuestro país, José Castiella, comenzaron por la mañana con una multitudinaria procesión, en la que decenas de devotos se turnaban a lo largo de un kilómetro de caminata para llevar sobre los hombros la imagen de su Patrona. Al igual que hacen en su tierra, el desfile estaba encabezado por el grupo de mujeres encargadas de portar los ramos de flores ofrecidos por sus paisanos así como por una docena de danzantes.

 

Según Castiella, el encuentro le llena de orgullo viendo tanto compatriota “con una gran devoción a la Virgen”. El representante político ha señalado que “el ecuatoriano de ahora está muy receptivo con las personas de esta tierra, es muy trabajador y cada vez llega con una preparación más cualificada, respecto a los primeros que vinieron hace una década”.

 

Los asistentes participaron posteriormente en la ceremonia eucarística oficiada por el rector de Torreciudad, Javier Mora-Figueroa, que a su conclusión daba paso a la ofrenda floral y recital de poesías. Durante la hora del almuerzo, tuvo lugar el festival de danzas y música ecuatoriana. Rolando Gómez, periodista de la emisora Candela Radio Fuego en Zaragoza y Pamplona, explicaba que “lo que estamos escuchando son los temas musicales de nuestros ancestros, de nuestro padre el indio Atahualpa”. Durante hora y media, han ido presentándose en la gran explanada del santuario, bailes folclóricos de cada ciudad de Ecuador, “los pasos, los ritmos son lo más auténticamente ecuatoriano, la música viene de los instrumentos más típicos de allá como son la guitarra, el charango, la flauta, el rondador, el requito, etc.”, apuntaba Gómez.

 

Para Daniel, que vive actualmente en Madrid y es original de la provincia de Pichincha, la fiesta “es muy importante para todos los ecuatorianos devotos de la Virgen; mueve masas y los que tiene verdadera devoción han venido a acompañarla en su fiesta”. Giovanni Payo, natural de Quito, lleva 8 años viviendo en Zaragoza, y ha acudido “acompañado de familiares de Barcelona y amigos de Madrid, Valencia y Lérida”. Agustín, que  también es de la capital de la república y lleva puesto el traje típico de la provincia de Otavalo, participará en el festival folclórico “para bailar la música que llamamos ‘rondador’ que se compone a base de flautas, guitarras y timbales”.

Comentarios